Web 2.0: el mercado es el mundo

0

Los usuarios de Internet en Argentina superan los 20 millones. Hay 33 millones de líneas de celulares habilitadas. Las redes sociales crecen. Cómo vincularse para negociar virtualmente.

La Web 2.0 lo cambió todo. Y, sino, está a punto de hacerlo. No hay tiempo para nostalgias. La velocidad hace que los contenidos muten. Las maneras de relacionarse entre la gente se modifican. El mercado se virtualiza. Incluso, esta nota pide a gritos saltar del papel. Escaparse. Por favor, súbanme a red, exige. Para que opinen. O para que me destruyan. Argumentos. El horizonte es horizontal, afirmó un amigo antropólogo que decidió investigar las raíces etnológicas en la red de redes.

Siempre hay resistencia. En todo cambio. Los empresarios comienzan a negociar. A mostrar sus cartas. Tibiamente. Hasta que explota.

¿Qué lugar ocupan los negocios en la red? Un interrogante. El lugar es todo. La consigna parte desde la red. Utilizo todo tipo de plataformas. Facebook, mail, ingreso en los blogs de los emprendedores, en los portales de las empresas. Y pregunto. Del otro lado de este infierno rosarino alguien enciende su laptop en su casa de Lexington y la calle 92, a unas cuadras de Central Park y del Museo Metropolitano de Arte. Por estas horas hace mucho frío en el Upper East Side de Manhattan. El otro responde: “Ocupa todo. La Web como herramienta de negocios tiene tantas dimensiones como el número de disciplinas o estilos de management”, sostiene Mariano Malisani de la empresa Interlink, quien actualmente vive en Nueva York. “Ahora estoy ocupado, mañana sigo”.

Navego. Las palabras digitales brillan. Los usuarios leen luz. Todo se comparte. Santiago Fontana, estudiante de Periodismo, subió un podcast a la red: “La Web 2.0 es una actitud y no precisamente una tecnología”, dispara Pablo Pedemonte. Licenciado en Informática que en 2006 se incorporó a IBM en el área de investigación (Almaden Research Center, San José, California) en proyectos de Web 2.0, social networking y colaboración. “Es la representación de la evolución de las aplicaciones tradicionales hacia aplicaciones web enfocadas al usuario final”, afirma.

La lógica cambia. “Hay que darles protagonismo a los usuarios. Son ellos quienes dan contenido a la red y a las aplicaciones. Y, a su vez, enfatiza el aspecto colaborativo de modo tal que sus datos pueden  ser compartidos por toda la comunidad. Hay un dicho asociado a la Web 2.0 que sostiene: cuantos más usuarios, mejor. Es necesario tener más diversidad de conocimiento, y con eso más gente beneficiada”, agrega Pedemonte, en el marco del Congreso de Innovación y Tecnología Informática de la Universidad Abierta Interamericana.

Malisani hace una pausa. Aprovecha la suspensión de una clase sobre administración de empresas en el Metropolitan College de NY. A pesar que está ubicado en el otro extremo de Manhattan, Mariano llega en media hora con la línea express de subte. “Ese método de transporte anda bien, pero comparado con otras metrópolis deja mucho que desear. Cada viaje cuesta $2 dólares y desde que comenzó el prólogo de la crisis vienen incrementando el costo, reduciendo la frecuencia y la calidad de servicio”, me cuenta. El estudiante asesora a la distancia a su padre y presidente de la compañía, Raúl Malisani quien marca tendencia con Interlink SRL, una empresa de ingeniería y provisión de accesos a Internet, mayorista y minorista con enlaces digitales terrestres, inalámbricos y satelitales. “No hay tendencia, sino coexistencia y complementación de los negocios tradicionales y los que son basados en Internet, sean nacidos como una comunidad online o como una plataforma desarrollada por programadores. El mercado es el mundo”, sostiene Mariano.

Ni más, ni menos. ¿Qué empresario no desea que su mercado sea ‘el mundo’? La clave es abrirse. Joan Mayans es catalán. Ese amigo extravagante que llegó a la Rosario del ’95 azotada por la desocupación y que decidió volcar su perfil profesional de la antropología al mundo de la red. “La Red, así, en mayúsculas, es una estructura global infinita construida a base de localidades. Lo local, lo pequeño, lo conocido y asequible son el fundamento básico de cualquier estructura social electrónica”, fundamenta en su blog. Lo local se transforma en universal.

El mundo antes y después de Obama

¿Los empresarios poseen conciencia de la importancia de las Tic’s? “Por supuesto. Ya nadie puede darse el lujo de ignorar esto”, argumenta Malisani desde NY. Esa ciudad que aún late al pulso del primer presidente negro electo en toda la historia de EE.UU. “En la residencia estudiantil donde vivo, nos juntamos todos en la cocina con televisores y laptops para seguir los comicios, y cuando se anunció que Obama había ganado el estado de California, sabíamos que ya había ganado la elección. Explotó la ciudad, festejos, abrazos, gritos. Y un impulso de ir hasta Times Square para ver el discurso de aceptación”.

“El más claro ejemplo es el impacto en la carrera presidencial. Por primera vez, una campaña presidencial recibió donaciones online, las cuales fueron minoritarias -algunas del orden de los 15 dólares- pero que potenciadas con el volumen de gente apoyando a la causa,  le permitió a Barack Obama hacerse con un arsenal de recursos para promover sus ideas en múltiples formatos”, agrega.

Mariano cuenta que, por estas horas, Obama utiliza un sitio para que los ciudadanos sigan el proceso de transición presidencial: change.gov. También son reconocidos los discursos de todas las semanas mediante YouTube como si fuera la cadena presidencial. “Proyectan implementar un sitio de gobierno electrónico para que la gente pueda observar, comentar y participar de los cambios que su gabinete planea ejecutar”, afirma el rosarino radicado en NY. “Obama es Política 2.0, probó que se puede ser político y honesto. Ahora debe mantenerlo y cumplirlo”.

El mundo antes y después de Google

Si bien los negocios de los empresarios en la red ganan territorios, existen bases que los preceden: la cultura. Un especialista en cibercultura, Alejandro Piscitelli, Masters en Ciencias de Sistemas en la Universidad de Louisville pasó por Rosario. En Astrolabio.com dejó su sello: “Hay demasiada fascinación por lo que es Internet, pero muchas veces no se sabe sobre las bases culturales que está construida. Internet no es una herramienta o un programa. Internet es nuestra formación cultural. Internet se entiende dentro de una ecología mediática. No se puede entender Internet si al mismo tiempo no vemos qué pasa con la televisión, con la radio, con el arte interactivo, con el media-art”

Durante el CIITI  de la UAI, el especialista aseguró: “La historia de la humanidad se debería dividir entre aG y dG. Antes de Google y después de Google. El mundo es absolutamente diferente después de Google y no vuelve más para atrás”.

El sueño del marketing

Las redes sociales generan su propio contenido, y consumen aquel que las empresas patrocinadoras deciden insertar. Es también el sueño realizado del Marketing, ya que las publicidades que un usuario visualiza son según los intereses individuales de la persona”, sostiene Malisani. Y ejemplifica: “Si yo, en mi perfil pongo que me interesa una película o un autor particular, doy lugar a que me encuentre tanto la persona que quiere hablar del tema como el sponsor que quiere venderme cosas al respecto”.

Lucas Lanza, Presidente de la Sociedad de la Información para las Américas, aparece en mi Gmail. “El espacio de los negocios en la red juega un rol, por ahora, caótico e incontrolable. Los usuarios se juntan en la red y hacen comentarios de productos y eso, la mayoría de las veces, esta fuera del control de la estrategia de la empresa. Muchas veces juega en contra porque, en principio, la gente se junta para criticar o protestar”, contesta.

Polémica. Releo otro mail de Malisani. “Este modelo es el más ‘barato’ de las redes sociales. Ahora estamos viendo que la mejor manera de aprovecharlas es como agente de cambio, como bloques de pensamiento que se manifiestan en un formato no invasivo e invitan a la participación”, sostiene.

Costumbres argentinas

Proyectando estos modelos a las empresas argentinas que estén haciendo uso de las nuevas tecnologías, Malisani sostiene que “bajo el primer esquema tenemos en el país clones de Facebook, o de Myspace; pero bajo el segundo esquema, que invita a la responsabilidad social empresaria, hay sólo iniciativas nacientes”.  La idea es que esta realidad cambie cuando más gente en Argentina pase de “quejarse en un foro” a saber que puede instrumentar su causa en la web de una manera proactiva y funcional.

Analogías virtuales

El estudiante que se graduó en el Colegio Parque de España, realiza una interesante analogía virtual para fundamentar su posición: “Hay que pasar de la opción que uno tiene entre ir a un cacerolazo a ir a aportar ideas, tiempo y recursos para algo más constructivo que busque una solución”, enfatiza Mariano.

Lucas Lanza, en este mismo sentido, recuerda un ejemplo de empresas que fueron afectadas por este tipo de protestas. El caso de Dasani/Coca Cola es emblemático. “Hay un juicio en marcha entre las empresas. Una de ellas, aparentemente, creo una estrategia de desprestigio usando y movilizando bloggers de manera viral en la red. Hay otros casos donde las empresas usan estos espacios para tomar idas y recomendaciones de los  propios usuarios”. El Presidente de la Sociedad de la Información para las Américas avisora que el aumento de uso de nuevas tecnologías, el crecimiento exponencial de números de usuarios, la proliferación de herramientas y aplicaciones colaborativas “crea un nuevo escenario donde las nuevas generaciones conviven y se relacionan. En ese nuevo escenario/contexto hay nuevas oportunidades y amenazas, incluso para la política”.

Las nuevas herramientas

Es vital saber ver el valor de las nuevas tecnologías. No hace falta que un empresario conozca las dimensiones técnicas de todo, pero poder hablar el idioma de los nuevos catalizadores sociales se vuelve imprescindible para quien desee tener relevancia e impacto en los tiempos que corren. Potenciar la capacidad de comunicarse e informar, es impagable”, aconseja Malisani.

Según Lanza, las herramientas que domina el usuario de la Web 2.0 deben incluirse “de manera planificada y estratégica para que tengan un efecto positivo profesional”.

Crecimiento sin fronteras

Piscitelli recordó durante su paso por Rosario el crecimiento vertiginoso de la red. “La web comercial comienza en abril de 1995 pero Internet nació en octubre de 1969. En el ‘95 había muy pocos sitios y muy poca gente utilizaba Internet. Hoy los que la usan son más de 1300 millones de personas”.

Cuelgo consigna en Facebook. ¿Cómo usás la Web 2.0? Alejandro Prince, Director Académico en el Posgrado de Gobierno Digital revela números de evolución constante. “Los usuarios de Internet en Argentina, a diciembre 2008, llegan a  20 millones de personas, aproximadamente el 50% de la población total. En el mundo, los conectados son el 22%”. Y sigue multiplicando, el especialista que alguna vez me dijo ‘la brecha digital no existe’.  “Los celulares llegan a los 32 o 33 millones de líneas en servicio”. Las pantallas del mundo serán los celulares. Para reforzar esta teoría, Prince asegura que las ventas online durante el 2007 fueron de 2.900 millones de pesos. Se proyecta para el 2008 entre un 25 y 30% más.

Causas comunes

Malisani debe retomar su clase. Lo noto por la velocidad en sus respuestas. Desde Estados Unidos comenta que existen esfuerzos desde la Web 2.0 que intentan sumar gente para causas que suenan imposibles, pero que “al exponerse bajo procesos de transparencias en la web y con el volumen enorme que propone algo abierto al mundo, se vuelven realizables. Hay fundaciones y empresas buscando erradicar la pobreza, el cáncer, el sida, entre otros”.

Wikipedia es el más claro ejemplo de un esfuerzo comunitario online, es el conocimiento con el menor posible índice de distorsión, mantenido por las donaciones de quienes aman esa causa y contribuyen intelectual y económicamente a ella. Ya han reunido 3 millones de dólares, con una contribución mínima de 30 dólares por cada individuo, y tienen planes para nuevos desarrollos en el mediano plazo”, enfatiza.

Para finalizar, Mariano cuenta una iniciativa que forjó 23andme.com de hacer análisis genéticos y subir los resultados en una Intranet por $400 dólares. “Esto también responde al modelo. La red Omidyar, del fundador de eBay, se propone sólo crear oportunidades para la gente, bajo el concepto que cada persona tiene el potencial de hacer una diferencia. Lo que me propongo con Genomic Arts es justamente eso, crear una comunidad pensante y darle las herramientas de software online para que encuentren el próximo gran descubrimiento genético”. Una promesa. Una realidad. Estas palabras son digitales. Salen de papel. Para permanecer en la red.

Exportar en la red

La Red Global de Exportación (RGX) se dedica a la formación y consultoría en comercio exterior y digital. Entre sus clientes se encuentran BBVA, DHL, Google de España y Latinoamérica, Fedex, Microsoft y Nokia, entre otros. Aunque, la empresa, también se posiciona en el mercado de las pymes.

El gran objetivo de RGX es que se multipliquen las compañías para ser capacitadas, instruidas y asesoradas en sus procesos y objetivos de internacionalización. Dos empresas locales están dando este paso: las firmas DHL Rosario y Avaya. “La empresa Avaya se ha incorporado a la cartera de cliente de RGX para trabajar en conjunto el mercado de pymes Exportadoras”, sostiene desde la empresa.

Negocios virtuales

Fernanda Rubio es periodista y se especializa en redes sociales. Ella sostiene que para hablar de negocios en la red hay que tener en cuenta que el e-comercio, uno de los aspectos que más ha evolucionado dentro de Internet. “Hay que diferenciar: por un lado están los proyectos que nacen y se desarrollan en la red, mientras que por otro, los negocios siguen pasando por la publicidad en determinadas páginas mediante banners”.

En Argentina, la tendencia va en aumento.  Catálogos virtuales, carritos de compras en páginas de venta, son cada vez más comunes. Un punto a favor de esta tendencia es tanto el aumento de la oferta en banda ancha como la de teléfonos celulares, ambos fundamentales para el crecimiento de este tipo de actividades en la red.   Según un informe de Visa Internacional entre el 2006-2010, las tasas de crecimiento del comercio electrónico en la región aumentarán un 40%, la crisis parece no hacer “mesetas” en este escenario.

Publicada en On 24

TXT: Juan Mascardi – @mjuanro

Compartir
Artículo anteriorLa Generación que impone nuevas reglas en el mercado laboral
Artículo siguienteGutenberg the end
juanmascardi
Lic. en Comunicación Social (UNR 1992-1996) Especialista en Comunicación Digital Interactiva (UNR 2009-10) Director de las Lic. en Periodismo y Lic. en Producción y Realización Audiovisual (UAI-Rosario). He trabajado en Crónica TV, Cablevisión, ON24, Canal 3 TV Litoral, Canal 5 Telefé, Radio Universidad Rosario. Actualmente me desempeño como cronista en Canal 5 Telefé de Rosario y Director y Guionista del ciclo documental Sustancias Elementales que se emitió en Canal Encuentro del Ministerio de Educación de Argentina. Soy docente de las asignaturas Periodismo Televisivo y Periodismo Digital (UAI-Lic. en Periodismo) Cibercultura (UAI- Lic. en Publicidad) Taller de Realización Documental y Publicitario (UAI- Lic. en Realización Audiovisual)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here