«Crónicas anfibias», la nueva especie

0

Ser anfibio. No ser de un mundo ni de otro. Ser la síntesis de los dos.

¿Qué le faltaba al periodismo? Comentan que esa fue la génesis de este proyecto: Anfibia, la combinación en equilibrio perfecto de dos naturalezas distintas, la del periodismo y la de la academia.

Para conocer mejor la propuesta de esta nueva revista digital (creada por la Universidad Nacional de San Martín), que ya se ha instalado firme como punto de referencia entre quienes prefieren la crónica como género, dialogamos con Federico Bianchini, Subeditor de la misma.

 

¿Cómo surge el proyecto? ¿Por qué Anfibia? Federico cuenta:

«La revista surge de un encuentro entre el Rector de la Universidad Nacional de San Martín y Cristian Alarcón (Director Periodístico de Anfibia), en la que le preguntaron a Cristian qué le parecía a él que estaba faltando en el Periodismo, tanto argentino como latinoamericano; entonces él le habló sobre la crónica y sobre la necesidad de buscar espacios para alcanzar una mayor complejidad con este género. Una de las formas era a través de un soporte académico.

El inconveniente era que muchas veces los textos académicos suelen ser muy complejos o entreverados, es decir, tienen, quizás, una pretensión de poder alcanzar a aplicar algo y no tanto de una lectura más fluida. Entonces, surgió esta idea de hacer una revista cuyas notas fueran hechas en coautoría por un periodista y por un académico, con la firma de los dos».


Crónicas Anfibias, el género por excelencia de esta revista: textos que combinan el trabajo de un periodista y el conocimiento específico de un académico. En complemento, el periodista reportea y el académico despierta en él nuevas preguntas, nuevas maneras de abordar un tema. El resultado: un relato de calidad, estético, informativo y profundo. ¿Cómo se hacen?

– «Lo que sucede generalmente es que el periodista se sorprende por el tipo de preguntas que hace el académico, porque están muchos años estudiando un tema y tienen un nivel de precisión y de contundencia sobre lo que saben que les permite aportar un montón de cosas que tal vez el periodista ni siquiera piensa; y los académicos se sorprende de la capacidad de los cronistas para hacer varias entrevistas y conseguir mucha información en muy poco tiempo, porque generalmente en la academia ese trabajo es mucho más metódico.

Tenemos varias tipos de notas agrupadas en diferentes tags que las orientan, son como secciones donde se hacen crónicas un poquito más cortas, de 10 mil caracteres o menos. Además, tenemos una sección de videocrónicas, que son el mismo estilo de crónicas pero en audiovisual. Pero la base fundamental de la revista son estas crónicas anfibias, que tienen entre 20.000 y 30.000 caracteres y se trabajan durante dos o tres meses, porque no sólo hay que hacer el trabajo con el entrevistado, sino que también hay que hacer un trabajo de discusión y escritura».

 

Quien haya visitado alguna vez Anfibia, no habrá ignorado la calidad artística y narrativa de las imágenes que acompañan sus textos. Es otra manera de contar, nada fortuita, muy profesional y totalmente intencional. ¿Cómo es el relato fotográfico?

– «Tratamos de que el texto y las fotos sean complementarios pero no dependientes. Por ejemplo, nosotros a un periodista y un  académico le encargamos una crónica sobre un tema, y después al fotógrafo le encargamos un ensayo fotográfico sobre esa misma cuestión. Puede ocurrir que retrate a los personajes que los cronistas entrevistaron, o puede ser que vaya y retrate otros fragmentos, que se sostienen por sí solos desde el punto de vista estético y artístico».


No es casual que Anfibia sea una revista digital…¿por qué la web y no el papel?

– «Al principio, nos preguntaban y nos preguntábamos “¿cuándo sacamos la edición en papel?”. En realidad, la revista surge pensada para el papel, y por diferentes razones nos fuimos hacia la web. Fue una apuesta muy rara al principio, pero que nos permitió dos cosas. Por un lado el tema de las fotos: a veces tenemos galerías fotográficas de diez o quince fotos buenísimas, que no podríamos tener en papel porque tendríamos que hacer una revista de muchísimas páginas y de una calidad impresionante. Por otro lado, el tema de la difusión: nosotros estamos teniendo muchas visitas desde otros países como México, Perú o España, y eso se fue generando gracias a que es un medio web y que hace mucho hincapié en la difusión digital».


Nacida de la necesidad de generar un espacio para profundizar en relatos que no sobreabundan en el periodismo local, Anfibia pone especial interés en la extensión argentina y latinoamericana, pero sin ignorar el resto del mundo. ¿Cuál es el criterio?

– «Nos gusta tener un mapeo latinoamericano en tanto nos consideramos una revista latinoamericana. Ahora bien, si nos ofrecen una crónica de otro lugar del mundo, no nos quedamos restringidos en lo otro. Tratamos de que el mapeo sea regional y no local.

Apostamos al buen periodismo«.

Todo dicho.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.