Natalia Raimondo presenta su libro “La prensa online y su público”

2

El desafío que siguen teniendo los medios digitales es diseñar estrategias que sirvan para potenciar la relación con sus audiencias. ¿Cuál es le mejor manera de integrarse con el público que está detrás de la pantalla?

Natalia Raimondo Anselmino (doctora en Comunicación Social, docente de la UNR, la UAI y el Iset18, investigadora del Centro de Investigaciones en Mediatizaciones (CIM, UNR) es autora del libro “La prensa digital y su público. Un estudio de los espacios de intervención y participación del lector en Clarín y La Nación”.

La obra se presentará el jueves 8 de noviembre a las 19 hs. en el Auditorio Museo Diario La Capital (Sarmiento 763, Rosario). Contará con los comentarios de Roberto Igarza, Luis Baggiolini y Román Tambini.

Natalia dialogó con Crónica Z sobre su investigación y las conclusiones que arrojó su trabajo.

¿Cuál es el eje temático del libro? ¿Cómo surgió la idea?

El libro contiene los resultados principales de la tesis doctoral que realicé en el marco del Doctorado en Comunicación Social de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), con la financiación de dos becas de postgrado del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Podría decirse que dicha tesis se inscribe en el cruce de dos campos de estudio: el periodismo digital (periodismo online, ciberperiodismo o como desee llamársele) y la semiótica de los medios masivos.

Desde hace tiempo participo en proyectos de investigación que se centran en estudiar la prensa (en especial la prensa online) y, en este marco, desde hace algunos años me llama poderosamente la atención el lugar cada vez más relevante que ocupan, al interior de los diarios digitales, aquellos sectores que denomino como “espacios de intervención y participación del lector”: encuestas, blogs, ranking de lectura, comentarios a las noticias, etc.

En síntesis, en el libro intento reflexionar sobre el vínculo diario / lector en los periódicos online, centrándome en analizar el modo en que esta relación ha sido alterada (modificada, tensionada o redefinida) por la progresiva y exponencial multiplicación de los sectores destinados a darle al público la posibilidad de que se exprese.

¿Cuáles son las conclusiones que te dejó la investigación?

Es difícil resumir las conclusiones de una tesis en pocas líneas, pero al menos puedo señalar que la investigación me permitió observar el modo en que han evolucionado los espacios de intervención y participación del lector, desde que los diarios estudiados arribaron al ciberespacio (La Nación lo hizo el 17 de diciembre de 1995 y Clarín el 10 de marzo de 1996).

Mi investigación se dividió en dos grandes partes. Por un lado, para estudiar la generación de sentido en producción (recordemos que mi tesis es de corte “semiótico”), me dediqué a examinar las posibilidades de participación que propician www.clarin.com y www.lanacion.com ¿Qué espacios del diario permiten la intervención u opinión del lector? ¿Cuántos espacios están disponibles en cada medio? ¿Cuándo fueron incorporados a la interfaz del diario? ¿Quiénes pueden participar allí? ¿Qué requisitos deben cumplir? ¿Qué operaciones exigen por parte del lector? ¿Qué actividades pueden realizarse en dicho espacio?; teniendo en cuenta, también, el lugar que ocupa la opinión de los lectores al interior del universo noticioso de estos diarios: ¿Interviene el lector en el universo noticioso del medio? ¿Participa concretamente en la construcción del contenido informativo? ¿Se hace referencia a los espacios de intervención y participación del lector al interior de las noticias? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde?.

Por otra parte, me concentré además en analizar ciertas gramáticas de reconocimiento (es decir, ciertos tipos de lecturas o de lectores) inferibles a partir del estudio de los discursos de los lectores que se cristalizan en un espacio de participación concreto: los comentarios a las noticias. A partir de esta segunda parte de mi trabajo realicé una especie de tipología de lectores; tipología que sólo se aplica a aquellos lectores que participan de los espacios de los comentarios produciendo enunciados. En el caso de La Nación los identifiqué como: lector fiel integrado, lector fiel excluido, lector disidente, y lector crítico; en Clarín los clasifiqué como blogger inquieto, blogger aislado o recluido, blogger novato, y lector habitual de blogs.

 

¿Cómo es hoy la relación entre la prensa online y su público?

Tal como lo afirman varios autores (Henry Jenkins y Roberto Igarza, por nombrar algunos referentes del área), nos encontramos en un momento de transición, que no sólo afecta a la prensa sino al sistema de medios en general y, por lo tanto, a la relación entre dicho sistema y el resto de las instituciones sociales. Es por eso que es frecuente escuchar augurios pesimistas sobre el futuro de los llamados medios masivos de comunicación: la TV, el cine, la radio y, por supuesto, la prensa. No obstante, dicho carácter transicional obtura, creo yo, cualquier conjetura o predicción certera.

Lo cierto es que, a partir de las transformaciones socio-tecnológicas que se han generado desde que se popularizó Internet, las audiencias (que nunca fueron pasivas, aunque hoy algunas de sus prácticas son más visibles) han efectuado movimientos inesperados y los medios se han visto ante la necesidad de alterar, incluso, parte de los cimientos que los sostienen con tal de no perder ese polo cada vez más inasible de todo proceso de comunicación.

En el caso de la prensa, por ejemplo, se integraron redacciones, se reestructuraron sus equipos de trabajo (incorporando nuevos tipos de profesionales como los expertos en experiencias de usuarios o especialistas en redes sociales), se alteró el tablero semántico de las secciones temáticas y se le otorgó al lector más posibilidad de que se exprese. Hay algo cada vez más innegable: los diarios online (al menos los grandes diarios, es decir, aquellos que tienen las potencialidades organizacionales y económicas para hacerlo) están intentando posicionarse como nexo comunitario, ofreciéndole al lector experiencias que exceden el tradicional consumo de información. Están en la búsqueda de conformar una “comunidad” de lectores, un espacio donde los lectores no sólo se relacionan con el medio sino también, y cada vez de modo más evidente, con otros lectores.

¿Cuál de los dos medios que analizaste utiliza mejor las herramientas de participación?

Al comienzo de la incursión de los diarios argentinos en el ciberespacio Clarín se mostró a la vanguardia en cuanto a estrategia de participación de refiere. No obstante, este medio no supo sostener ese lugar en el tiempo, porque detenta una política de participación mucho más experimental e inestable que La Nación. Este último diario, por ejemplo, fue el primero en incorporar la posibilidad de que los lectores comentaran absolutamente todas las noticias publicadas y ha hecho muchos esfuerzos (provechosos en su mayoría) para lograr un equilibro entre mantener una tradición (esa que le permite desde hace más de 140 años tener un público cautivo) y, a su vez, reinventarse a si mismo para sobrevivir en la web.

¿Qué estrategias deberían implementar los medios online para relacionarse mejor con sus audiencias?

Es imposible pensar hoy en una “receta” que aplicar porque, como ya mencioné antes, nos encontramos en una especie de “mientras tanto”. Las redes sociales en Internet (y el uso que de ellas están haciendo los usuarios) han comenzando a impactar en la relación de la prensa con la esfera pública. Hoy, un lector puede, por ejemplo, publicar en su muro de Facebook una noticia que ha extraído de un diario (agregando, tal vez, a ella un comentario que manifiesta su adhesión o rechazo respecto de la información o del perfil ideológico del medio) y hacer circular, de un modo hasta hace poco impensado, un contenido que ya no está necesariamente ligado a su marco original, a una página o una sección del diario.

No obstante lo dicho, creo que en la vorágine por desplazarse hacia donde lo lleva su público muchos medios están perdiendo de vista la importancia que, al menos para cierta fracción de la audiencia, tiene el hecho de comprar (porque siempre se trata de comprar aunque estemos hablando de un diario gratuito en la web) un contenido periodístico de calidad. Y, en este sentido, está claro que no es posible hacer un periódico digital de calidad con un equipo magro de cuatro periodistas que recogen sólo información de otros medios, copian y pegan, bajan imágenes de Google y se confían del corrector ortográfico de word.

Te recordamos que Natalia presentará su libro el jueves 8 de noviembre a las 19 hs. en el Auditorio Museo Diario La Capital(Sarmiento 763, Rosario)

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here