La información como recurso

0

Tener contenido es como tener una fortuna en internet, y hay que saber cómo invertirla.

Se ha dicho tanto en nuestros días, que el contenido es el rey, que ya suena a cliché. Aunque así sea. Se pueden hacer todas las maromas estratégicas en redes sociales, en páginas de internet, en correos masivos, pero si lo que se cuenta se cuenta mal, de nada va a servir el esfuerzo.

Para usar la información como recurso hay cinco acciones a tener en cuenta:

  • Seleccionar: elegir lo mejor de la información que producimos y más importante, eliminar la que no conviene. Un buen escritor (y un buen editor, para este caso) se aprecia mejor por lo que quita que por lo que publica, como dice García Márquez , ha funcionado para la literatura y funciona para internet.
  • Segmentar: tomar el contenido seleccionado y dividirlo en unidades. Más o menos como tener lo mejor de nuestra fortuna y apilarla  en cantidades y denominaciones.
  • Dosificar: se trata de no contarlo todo de una vez. Es tomar cada segmento como una dosis, eso garantiza que podamos aprovechar el contenido por más tiempo, además de que probablemente sea más legible: la extensión de los textos y la duración de los videos es corta para internet
  • Diversificar: no contarlo todo en el mismo canal ni del mismo modo. Es uno de los principios de los inversionistas para estructurar un portafolio, y lo hacen, entre otras cosas porque se disminuye (reparte) el riesgo que para nuestro caso, consiste en que no nos lean.
  • Planear: se trata de articular las otras cuatro acciones de acuerdo con los objetivos de cada página en particular.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here