En el mundo virtual la explosión se llama Francisco

By juanmascardi | julio 22, 2013 at 6:59 pm | One comment | Tinta digital | Tags: , , , ,

La noticia de un nuevo Papa, el primer argentino y latinoamericano de la historia, fue seguida como nunca a través de las redes sociales. Cómo observamos un hito lejos de casa.

Por Juan Mascardi

 

La Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, que preside Gabriel García Márquez, se empecina y especializa en organizar intervalos. Pausas en las monocordes rutinas de prensa. Intensas tertulias para fogonear ese fanatismo que nos empuja a hablar “de nada distinto que del oficio mismo”. Somos una treintena de periodistas que nos sentamos en ronda en la sala de conferencias de un hotel en el barrio de Catete de Rio de Janeiro. Los objetivos: analizar el panorama de las empresas de periodismo televisivo en un contexto de convergencia digital, intercambiar experiencias acerca de los formatos y narrativas e identificar la necesidad de formación y oportunidades de mejoras para el periodismo televisivo en América Latina. Afuera la temperatura supera los 35 grados, la humedad se mezcla con algunas gotas de lluvia que van y vienen, el Corcovado y su Cristo están a poco más de veinte minutos y la noticia global que resuena en cada rincón es la llegada de un Papa del ‘fin de mundo’. Un Papa argentino.

El seminario “El periodismo de televisión en la era de la imagen digital” está por comenzar. Ricardo Corredor, director ejecutivo de la FNPI; Lúcia Araujo, gerente general de Canal Futura de Brasil y Moira Paz Estenssoro de la Corporación Andina de Fomento se preparan para dar las palabras de bienvenida a la ciudad maravillosa. Todos, quienes participamos del encuentro, vivenciamos la experiencia de palpitar una noticia trascendente lejos de casa. Todos quedamos en deuda por no llegar a cubrir la noticia boom, esas que no ocurren a diario. Un humo blanco con aroma latino.

Dos cónclaves, dos mundos

Andrés Azócar es chileno y dirige el área de contenidos multimediales de Copesa. Es el primero en incorporar la designación del Papa Francisco como puntapié inicial de su ponencia. Lo hace con foto comparativa donde se ve la muchedumbre en los dos últimos cónclaves: 2005 y 2013. En la foto donde se anuncia la llegada de Benedicto se caracteriza por la ausencia de luz. En la segunda imagen hay cientos de teléfonos inteligentes y tablets sacando fotos que llegan a la web en el acto.

“En mi trabajo, un 30 por ciento del presupuesto lo gastamos en videos. Y no podemos no tenerlo”, sostiene Azócar. Y describe el fenómeno de la cobertura ciudadana en un “vivo constante” como un fenómeno joven y en crecimiento. “Las audiencias son más globales y el streaming permite estar siempre conectado. La masificación de los smartphones permite producir y compartir imágenes y videos de bajísimo costo”. El chileno que antes dirigió la carrera de Periodismo en la Universidad Diego Portales sostiene que esta hiper generación de contenidos debe ser aprovechada por la web y marca una distancia con la TV. “Muchos creen que los medios digitales debemos competirle a la televisión. Yo creo que tenemos que estar donde la televisión no está. Por ejemplo, la TV no siempre puede transmitir una conferencia de prensa entera; nosotros sí podemos hacerlo online”, remata.

Extremidades

En ese mismo sentido apunta el comunicador oriundo de Burgos, España,  Juan Andrés Muñoz, responsable de las plataformas digitales de CNN en Español: “Me sorprende de manera apabullante cómo el teléfono ya es una extremidad, una parte de la anatomía humana”. Y agrega que los medios deben trabajar en cómo captar a las audiencias: “Hay que trabajar en eso. Pensar qué incentivos le damos a la gente para que comparta contenidos”. Pero, ante tanto furor por la primicia, Muñoz agrega que “la gente no se acuerda quién lo dio primero sino quien lo contó bien. No se debe sacrificar la precisión por la velocidad”.

No obstante, Muñoz cuenta que apenas se bajó del avión que lo transportó desde Atlanta hasta Río de Janeiro fue en búsqueda de un televisor para  saber quién sería el nuevo Papa. Y le llamó la atención que no todos estaban siguiendo la noticia. Algunos estaban mirando sus propios dispositivos, sus propias historias. “Estamos unidos al mundo por el celular, pero separados de nuestro mundo. Ya no se producen esos encuentros en los que conocíamos gente”.

Números y más números

La Iglesia y sus fieles no sólo no están ajenos al fenómeno digital sino que el hito “Habemos Papam Franciscum” ocupa el puesto número dos de toda la historia Twitter. Con más de cuatro millones de seguidores en la red del pajarito Francisco duplicó en pocos días la cifra que alcanzó Benedicto XVI. Twitter fue la red social preferida a la hora de seguir este momento histórico para la Iglesia. Tuvo el 72% de la preferencia del público, seguido por Facebook que tuvo un lejano 20 por ciento. El “Habemus Papam Franciscum” fue eliminado de la cuenta de @pontifex con el primer tuit del papa Francisco. Sin embargo fue retuiteado más de 77 mil veces y 22 mil veces marcado como favorito. El “Habemos Papa” sólo fue superado por una imagen de Barack Obama abrazando a su esposa Michelle con la leyenda “Four more years” que fue publicada en la cuenta del presidente de los Estados Unidos el día que fue reelecto.

Noticia mundial

Mientras todo esto ocurría yo estaba perdido en la ciudad maravillosa. Aún faltaba un día para el comienzo del seminario. Yo caminaba displicente y sin conexión a nada ya que me habían robado mi celular en un bar del microcentro de Rosario tres días antes de salir. En Río de Janeiro la tarde cae antes de las 18.00. Caminaba por la Rua Margues de Abrantes buscando al grupo de periodistas colombianos y brasileños que ya habían llegado a Brasil. Desde el hotel me señalaron un bodegón. La calle estaba plagada de pequeños puestos de comidas. Yo veía televisores de espaldas y frentes elevadas. Todos mirando la tele. Los comensales siguiendo una transmisión histórica. ¿Qué partido habrá?, pensé. Acto seguido ingresé al restaurante Lamas. Pregunté por los periodistas. “Se acababan de marchar”, me dijo en portuñol un mozo que estaba junto con el metre. En eso descubrí la noticia televisada en vivo: “El nuevo papa es argentino”. En pleno Río de Janeiro lo celebré íntimamente como si fuera una Copa de Mundo. Una revancha íntima. “Bergoglio es argentino”, les dije señalando la tele. Sonreí. “Y Messi también”, agregué. Y me fui por ahí buscando a los periodistas.

Acerca del autor

juanmascardi

Lic. en Comunicación Social (UNR 1992-1996) Especialista en Comunicación Digital Interactiva (UNR 2009-10) Director de las Lic. en Periodismo y Lic. en Producción y Realización Audiovisual (UAI-Rosario). He trabajado en Crónica TV, Cablevisión, ON24, Canal 3 TV Litoral, Canal 5 Telefé, Radio Universidad Rosario. Actualmente me desempeño como cronista en Canal 5 Telefé de Rosario y Director y Guionista del ciclo documental Sustancias Elementales que se emitió en Canal Encuentro del Ministerio de Educación de Argentina. Soy docente de las asignaturas Periodismo Televisivo y Periodismo Digital (UAI-Lic. en Periodismo) Cibercultura (UAI- Lic. en Publicidad) Taller de Realización Documental y Publicitario (UAI- Lic. en Realización Audiovisual)

Un Comentario

  1. Cenas (2 años atrás)

    La mejor noticia del año pasado fue que Francisco es el PAPA. Que felicidad. Excelente articulo Juanmascardi.

    Saludos

Comentarios

*