El exorcismo social

By Flavio Vargas Gomescásseres | septiembre 13, 2013 at 6:41 am | No comments | Columnistas, Tinta digital | Tags: , , , , , , , ,

Por fin pude ver la serie Escobar el patrón del mal, fuera de Colombia. Se trata de una adaptación libre de La parábola de Pablo, un libro de no ficción que escribió Alonso Salazar sobre la vida de Escobar y del Cartel de Medellín.

Jon Lee Anderson comentaba en un taller de la FNPI, que un síntoma de las buenas historias era que terminada la lectura, seguían ahí, dando vueltas en la cabeza. Luego de 57 capítulos hay que decir que Escobar el patrón del mal lo consigue, y en eso es un producto muy bien logrado, a pesar de algunos problemas de verosimilitud, que son tema para otra ocasión.

Cuando se emitió en Colombia, la serie, y a veces la temática de los capítulos, eran tema de debate en Twitter. El programa terminaba en la televisión pero seguía en dando vueltas con la discusión de lo que contaron en televisión, que es muy parecido a lo que nos pasó en la realidad. Twitter resultó ser un diván, que dejaba ver los traumas que heredamos de la violencia de la época más dura de la guerra del narcotráfico. Una red social para sacar aquello que seguía pedaleando en la cabeza.

Simultáneamente a la coyuntura de cada capítulo, en internet se le podía tomar el pulso a otra discusión que siempre viene en estos casos como un satélite moral. Es el debate que defiende o descalifica este tipo de obras, una discusión vieja que está desde que aparecieron los primeros libros sobre narcotráfico, con la narcoliteratura. La discusión sobre si es conveniente contar estas historias y si hay algún modo de contarlas, de si son políticamente correctas o de si son apología del delito.

La serie, como las discusiones que genera, son un medio para exorcizar nuestros mitos fundacionales. En el Premio Nuevo Periodismo, hoy Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, por diez años recibimos trabajos sobre aquello que los países querían exorcizar. Con puntualidad y regularidad llegaban todas las ediciones historias de la dictadura de Argentina, de Pinochet de Chile, de la frontera de México, del conflicto armado de El Salvador, del narcotráfico en Colombia.

Cada una de esas historias tienen cosas en común, hoy definen a la gente, son referencias de su identidad, de su cultura, pero sobre todo, ocurrieron o comenzaron a ocurrir hace muchos años. Ninguna de esas historias puede explicarse con claridad sin un análisis reposado, tiempo después de que han sucedido, después de que se han discutido. No se pueden discutir en medio del apuro diario cuando en muchos de esos casos lo primero era sobrevivir antes que discutir. El tiempo les da perspectiva a esas historias  y las redes sociales una plataforma para asimilarlas.

Un día estas historias se van a dejar de contar como parte de lo que somos, y serán ejemplo de lo que fuimos y de lo que no queremos ser. Ese día las referencias estarán en Wikipedia más que en Twitter, y será porque está superado y porque es hora de hablar de otras cosas.

Acerca del autor

Flavio Vargas Gomescásseres

Editor de medios digitales, diseñador visual y fotógrafo. Arquitectura de la información. Estrategia digital. Fue director de programas de la FNPI (Colombia) y asesor de proyectos de la Fundación Tomás Eloy Martínez (Argentina). Twitter: @flaviovargasg

Comentarios

*