Cuando la pena de muerte se transmite en vivo y en directo

0

Tras ser premiada y publicada en España y Estados Unidos, se presenta en Rosario, Sin gloria morir, una novela satírica sobre la inseguridad, la criminalidad y la corrupción política. Escrita por Mariano Catoni y publicada por Ciudad Gótica, las páginas del libro invitan a imaginar una sociedad argentina arrasada por la delincuencia en donde la pena capital es instaurada mediante plebiscito y las ejecuciones son transmitidas por televisión.

La presentación de la novela se llevará a cabo el miércoles 25 de junio a las 19.30 en las Fundación Libertad, Mitre 170, Rosario, Santa Fe.

Crónica Z dialogó con el autor rosarino, previo a la presentación.

La TV aparece como una metáfora donde se decide sobre la vida y la muerte a través de un reality. ¿Es un escenario futurible?

– “No, o al menos eso espero. Me resulta difícil imaginar un futuro colectivo capaz de construir semejante disparate. Hay ciertas distopías visionarias, llenas de pronósticos. Pero con un tema así la verdad es que no me interesa acertar. La historia que narra el libro bien podría ser una representación abarcadora de muchos programas actuales que se afirman sobre los siguientes denominadores comunes: la falta de escrúpulos, el morbo y el escándalo”.

El libro fue escrito durante un momento en donde el género era furor. ¿Qué te motivó a escribir la novela?

– “A veces algunos amigos, familiares o incluso desconocidos me sugieren ideas o argumentos para libros. Y yo agradezco enormemente esa gentileza. Pero la verdad es que nunca ocurre nada con eso. Todo lo que me cuentan, desde luego me interesa, sin embargo, no siempre es posible sentir una historia o una línea argumental como propia, a tono con el estilo y los temas que uno frecuenta. Ésta ha sido la excepción. Y se lo debo a un gran colega periodista, Diego Carballido, a él va dedicado el libro. Una tarde conversábamos sobre la televisión basura, Diego tuvo la lucidez para fantasear con la hipótesis que sirve de eje a esta novela y yo traté de vestir ese ensayo imaginario con el ropaje de un libro de ficción”.

Durante este 2014 en la TV argentina se debatió sobre distintos linchamientos ¿”Sin gloria morir” funciona como presagio?

– “Es posible. La única diferencia es que en Sin gloria morir esa justicia por mano propia está claramente institucionalizada, pues ocurre que en determinado momento de la trama los espectadores votan telefónicamente para reafirmar la pena capital sobre un condenado o sienten piedad y piden clemencia. Se trata entonces de un tipo de linchamiento democrático, limpio, que aprovecha lo mejor de la tecnología para sacar a la luz lo peor del ser humano: la violencia”.

Existen países que poseen la pena de muerte y de hecho existe un sector de la población que la apoyaría ¿Te imaginas a algún político argentino incorporándola en su plataforma electoral?

– “La verdad es que en estos últimos años no he seguido los movimientos de los políticos argentinos, me dediqué a conocer el funcionamiento de la política española. De todas maneras, ¿Menem sigue vivo?”.

¿Por qué la historia transcurre en Buenos Aires?

– “Es la densidad demográfica de Buenos Aires lo que me llevó a inclinarme por este escenario. La hipérbole, que es el recurso narrativo que predomina en la novela, funciona muy bien en los pueblos pequeños por el rápido contagio de ciertos fenómenos individuales, pero también hace lo propio en las grandes urbes. Cualquier estallido o caos social y mediático es, desde el punto de vista estético, mucho más sublime en escenarios enormes. Al menos yo lo concibo así. Buenos Aires es tan grande que su sola inmensidad ya es suficiente para que ocurra cualquier cosa”.

  • Datos del autor

Mariano Catoni es periodista y escritor. Fue corresponsal político para la radio AM 1010 de Buenos Aires, redactor de la revista boliviana Nueva Economía, colaborador de la revista española Capital y editor de la revista argentina Cuestión. Su obra literaria ha sido distinguida con numerosos premios, entre los más importantes destacan el «Premio Literario Felipe Trigo», el «Premio de Novela Corta Salvador García Aguilar», el «Premio internacional Tierra de Monegros». Ha sido publicado en Argentina, Bolivia, España, Estados Unidos y Australia. Es autor de Las dos hermanas, La mala idea, El hombre que tocaba con soñar el piano, Un montón de plumas y Los otros nosotros, primer compendio mundial de viajes imaginastrales. En la actualidad vive en España, donde trabaja como docente de escritura creativa en la Universidad de Alicante.

  • Sin gloria morir (Ciudad Gótica)

De ingenioso contenido y brillante forma, Sin gloria morir explora, mediante el tipo ideal ‘televisación de ejecuciones derivadas de la pena de muerte’, la presencia naturalizada de los mass media en la sociedad y la relación dialéctica de éstos con la sublimación [o mejor dicho libre curso] del sadismo presente en los miembros de la sociedad mediatizada, así como los nuevos lazos externos e internos que se tejen a partir del florecimiento de la cultura televidente.

Con lucidez, la pluma sensible y por tanto cruenta del autor se pone al servicio de su mirada agrietada y a la vez inquebrantable, al servicio de su penetrante poder de observación.

Nuestro narrador aquí se coloca ante el espectador de la misma forma en que se colocan ante los hechos las múltiples cámaras que enfocan su relato: transmitiendo en vivo lo que captan sus retinas mientras sus neuronas seleccionan en tiempo real el material a emitirse.

El ritmo de la novela tiene el sello de la presteza, una vez más en concordancia con el lenguaje televisivo que es, ni más ni menos, uno de los objetos de los que la novela se ocupa.

El estilo narrativo novedoso constituye una feliz sesión de buceo por nuevas estéticas literarias, con desenlace contundente y eficaz.

Metáforas potentes como la sensibilización de la sociedad ante el arte comunicativo de un condenado a muerte y la necesidad incesante de encontrar más que de buscar a un chivo expiatorio quedan plasmadas en sus páginas, y con ellas se logra amplificar el objeto que con excelencia antidemagógica la obra desgrana: el patetismo hipócrita y finalmente cobarde del televidente que queda revelado a lo largo de las cien hipnóticas páginas.

– TXT Juan Mascardi

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here