Trabajar con un mal olvidado: Investigación sobre el Mal de Chagas

0

La investigación científica esta orientada a la obtención de nuevos conocimientos y su aplicación para solucionar diferentes problemas tanto científicos como sociales. A través del seminario de Periodismo Científico y Tecnológico decidimos investigar a diferentes investigadores proveniente de CONICET y así lograr una mayor difusión en cuanto a los estudios y problemáticas que estos llevan a cabo.

Hace ya más de 15 años que las instituciones académicas como la UNR (Universidad Nacional de Rosario), UNL (Universidad Nacional del Litoral) y el IBR (Instituto de Biología molecular y celular de Rosario) trabajan en conjunto en una investigación sobre las interacciones inmunoendocrinas y metabólicas en la infección chagásica experimental y humana.

La tripanosomiasis americana, más conocida como “Mal de chagas” es una enfermedad parasitaria. Una característica principal de la infección es que se desarrolla años después y las consecuencias que esta conlleva son la destrucción de los ganglios parasimpáticos; miocardiopatía chagásica y disfunción del esófago o del colon.

Una de las inquietudes que posee este estudio es llegar a explicar por qué hay algunos organismos donde los síntomas de esta enfermedad no se llegan nunca a desarrollar. Mientras que hay otros que las consecuencias de la infección se presentan entre 15 o 30 años después. Ana Rosa Pérez, biotecnologa e integrante de esta investigación, explica a Crónica Z: “El estudio inmunoendocrino está orientado a responder por qué algunos durante su vida no presentan ninguna patología y un 30% se enferma”.

Otra cuestión es referida a una vacuna contra la infección. Sin embargo la investigadora Pérez cuenta que esa es otra línea paralela al estudio, pero que no van de la mano. “Nosotros acá vemos que pasa con el paciente cuando ya está infectado”. En este trabajo se pretende buscar a través de un vacuna protección antes de ser infectado, es decir con una función profiláctica por si un individuo es atacado.

“Ahora empezamos una línea de vacunas para Chagas que es un prototipo experimental en animales”, explica. Sin embargo esta nueva etapa en la investigación no es sencilla en absoluto porque posee diversas trabas desde variaciones genéticas (porque este parácito es como el virus de la gripe que va mutando), un ciclo celular complejo porque cambia de forma y de antígena”.

Ana Rosa Perez cuenta que esta nueva campaña la llevan a cabo gracias a un premio que obtuvieron por CONICET y SANOFI. Este tipo de recompensa es a través de subsidios que le permiten cubrir gastos y necesidades que los estudios conllevan. Cabe destacar que los subsidios para los cuerpos de investigación son imprescindibles ya que no solo les brindan un reconocimiento sino, lo más importante, un apoyo económico.

Este equipo publica sus avances o todo tipo de información a medios digitales especializados en lo inmunológico de Suiza, Estados Unidos y Francia. “Revistas argentinas hay prácticamente muy pocas y de España directamente no hay”, cuenta Ana Rosa Pérez y explica que publicando en esos medios internacionales tienen más difusión y les brindan diversos subsidios o aportes que colaboran en los avances.

En cuanto a los tres grupos de investigación está conformado por profesionales y alumnos correspondientes al área biológica (medicina, biotecnología y bioquímica). En el caso de los estudiantes tienen que cursar mínimamente tercer año. Cada institución maneja tareas, etapas y especializaciones diferentes compuesto por 10 hasta 15 personas.

La UNL diseña una proteína hecha por biología molecular, es decir una proteína que no existe en el paracito ya que lo que estos profesionales lo que hacen es desmembrarlo y sacar algunas partes de él. Luego este diseño es enviado al grupo del IBR donde la colocan dentro de una bacteria láctica. Esto a su vez lo prueban en animales el equipo de la UNR para crear un antígeno que se forma una vez dentro del intestino.

A partir de allí comienza a estudiarse la posibilidad de un medicamento para la enfermedad. De esta forma los segmentos de este estudio a pesar de trabajar por separado cada etapa forma el núcleo de los objetivos centrales antes mencionados.

“Lo interesante de esta enfermedad es que va mutando y hasta el momento no hay una vacuna en sí ni medicamentos realmente efectivos para combatirla”, concluye Ana Rosa Perez. Según los números que aseguró la especialista alrededor de 2 millones de persona en Argentina se encuentran infectadas, quienes se ubican en el norte, ya que allí es donde se presenta la triatoma infestans (vinchuca).

A pesar de la gran dedicación que le otorgan estos profesionales a la tripanosomiasis americana (Mal de Chagas), es un enfermedad que no dispone de muchos centros que se encarguen de ella y es considerada por la OMS (Organización mundial de la salud) como una de las 13 enfermedades tropicales más desatendidas del mundo y por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) como una enfermedad de la pobreza o como dijo Ana Rosa Pérez “Una enfermedad de la indigencia”.

TXT: Marianela Medina y Octavio Álvarez

Trabajo práctico para la cátedra: Seminario Científico y Tecnológico

 

TXT: Marianela Medina – @medinamaru9, Octavio Alvarez – @OctavioMAlvarez

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here