Liliana Romero y el cine de animación

0

Como parte del 25º Festival del Cine Latinoamericano, Liliana Romero, celebra directora de cine que colaboró con Roberto Fontanarrosa en la elaboración de Martín Fierro: La Película, llevó a cabo una charla en la Escuela de Animación situada en la Isla de los Inventos en la que dio su perspectiva en la industria del cine de animación en la Argentina.

Empezando a hablar de las dificultades que ella y su esposo tuvieron al comenzar, desde haber tenido que empezar con cortos animados a encontrar ayuda financiera con sus proyectos mas grandes. La directora de animación dio su perspectiva de la industria de la animación nacional en las dos últimas décadas.

Describiendo la experiencia de haber trabajado con Roberto Fontanarrosa, Romero resaltaba la importancia de no tratar de crear pensando en imitar a Disney o en lo que le puede interesar a un publico internacional, “en Francia no quieren que les mostremos la Torre Eiffel, ellos pueden ir a verla.”

Ofreciendo carpetas repletas con dibujos y escenas de la película para que la audiencia hojeara, Romero hablaba de cuantas personas tuvieron que trabajar en el proyecto y de problemas tan simples como dibujar caballos a desafíos mas complicados como la posición de los personajes y, en sus propias palabras, “que no parecieran personajes en una historieta”.

Fierro también sirvió de ejemplo de cuan importante es la voz de los actores a la hora de dar vida a los personaje y, mostrando la emblemática escena de Martín Fierro tocando la guitarra.

Pasando de tema para hablar de la industria animada en general, la directora se sinceró sobre las complicaciones que trae el dedicarse a la animación en la Argentina. Empezando por mencionar que, tristemente, el cortometraje animado no es viable como manera de dedicarse a la animación y que solo el cine tiene oportunidad.

De igual manera, debido a los costos que trae consigo animación y cuan difícil es recuperar el dinero, así como los largos períodos de tiempo entre películas, ella no considera propio decir que la Argentina tiene una industria de cine animado. Un ejemplo quepresentó fue las dificultades que tuvo para presentar su mas reciente película animada Anida y el Circo Flotante.

Dicho sea esto, Liliana Romero también se mostró optimista por el futuro. Con la llegada de las nuevas tecnologías e Internet como nueva plataforma para subir y promocionar la labor del animador. Para ella las nuevas generaciones de animadores tienen a su disposición valiosas herramientas para elevar el arte en la Argentina. Y, si bien es diferente a como ella trabajó por tantos años, no le quita valor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.