Maria Soledad Casasola: ”Cuando uno se corre del titular por la novedad se multiplican las historias para contar”

0

El viernes 16 de noviembre del 2018 los alumnos de la Universidad Abierta Interamericana tuvimos la oportunidad de entrevistar a Maria Soledad Casasola. Es Comunicadora Social, tiene una maestría en Comunicación y Educación y siempre trabajó en medios digitales. En el año 2000 empezó con lo que dice ella es el hermanito pobre del periodismo científico, el periodismo agropecuario. Trabajó ocho años en un medio digital haciendo corresponsalías hacia otros lugares, hasta que volvió a la facultad a dictar una materia: “Introducción a la Comunicación Social de la Ciencia”. Explica: ”No apuntábamos solo al periodismo científico, sino a la comunicación en general, entendiéndola como una articulación, contar aquello que hace ruido en distintos sectores de la sociedad y necesitan respuestas o una asistencia’’.

Desde 2016 está a cargo de la Dirección de Comunicación de las Ciencias de la UNR. ”En esta Dirección nos encargamos de la comunicación hacia la sociedad que da origen y sentido a la universidad donde trabajamos’’. Y aclara: ‘‘Las piezas que producimos, las estrategias que utilizamos y las cosas que analizamos tienen que ver con públicos abiertos’’.

Soledad nos explicó que a la hora de trabajar con la ciencia, el periodismo se encuentra en un conflicto: necesitamos un descubrimiento, un avance, una novedad. En la ciencia no siempre están esas novedades, muchas veces los científicos trabajan durante años sin obtener ningún descubrimiento. La clave, dice, es contar el proceso. ”Podes hablar de las características de científicos que están trabajando, de los grupos, de los procesos, de los escenarios, si es ciencia privada o pública, qué intereses se movilizan. Cuando uno se corre de el titular por el descubrimiento, por la novedad, se multiplican las historias para contar’’.

Con respeto a la relación de con los científicos dice: ”Hay que enfrentarse con un científico al que hay que convencer de que lo que uno está escribiendo es una nota periodística para un público abierto que tiene que hacer una lectura más horizontal’’.

Desde la Dirección hacen distintas acciones para distintos públicos en el último tiempo se concentraron en niños y adolescentes. El año pasado hubo un concurso de memes sobre ciencia. Hicieron una articulación con un profesor, biotecnólogo y licenciado en Química, quien les explicó a los chicos del secundario la ciencia que había detrás de esos memes realizados, ”hicimos el camino al revés’’ dice Soledad.

”Este año estamos avanzando para la creación de un taller online para que lo pueda tomar cualquier colegio de la provincia gratis’’

En relación al proyecto de memes, las críticas decían que eso no era comunicar ciencia, pero Soledad responde: ”nosotros comunicamos ciencia desde el interés, es un concepto de Bruno Lautour, ”la ciencia no es interesante por sí misma, la ciencia es interesante cuando vos convences a alguien de que eso que están haciendo, que tiene base científica, sirve para algo, para enseñarte, para divertirte’’. Lo que hacemos con esto es buscar el interesamiento, pretender que aquel chico que buscó una fórmula química para hacer el meme abre el libro, descubre otras cosas, descubre otra manera de aprender’’.

Además lanzaron una colección de cuentos infantiles para el Hospital Videla. ”Yo como comunicadora creo firmemente en el poder de las palabras, creo que cuando uno necesita palabras para poder explicar el mundo’’. Soledad se preguntaba qué pasa cuándo un niño pequeño no tiene las palabras y se tienen que enfrentar con prácticas médicas que son invasivas. La primera intención era escribir un libro para niños sobre la quimioterapia.

Soledad nos cuenta: ”cuando llegué al hospital y tuvimos una reunión con los médicos nos dijeron que en realidad los niños no le tienen miedo a la quimioterapia, sino a los pinchazos. Y los pinchazos son la puerta de ingreso a un montón de prácticas hospitalarias’’. ”La idea no era hacer un cuento fantástico donde el pinchazo no duele y es una pavada. El pinchazo duele, el problema es que en la vorágine de las cuestiones nadie se sienta con vos si sos un niño a contarte: ”mira esto empieza, termina, son unos segundos, con esto vamos a poder ver que pasa dentro de tu cuerpo’’.

Un truco para Matías es una historia inspirada en cosas que me fueron contando en el hospital y que todos pueden asociar a algo que cotidianamente le pase’’ dice Soledad.

Después de los cuentos vienen preguntas y respuestas y juegos. Se llevaron en total 50 libros al Hospital Videla, donde funciona una escuela hospitalaria, las maestras leen y hacen actividades con los chicos sobre los cuentos.
Y por último nos adelantó que están trabajando en una versión audible, con la radio de la universidad, para los chicos que no pueden leer o ver los dibujos de los cuentos.

Fuente de imagen: Twitter de Soledad Casasola

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.