Festival de Cine Latinoamericano: ¿Quién mató a mi hermano?

0

Un documental que cuenta la vida y historia de Luciano Arruga, un joven desaparecido en democracia. Una lucha de casi más de diez años, donde su hermana Vanesa Orieta, junto a sus familiares y amigos, buscan las respuestas y la verdad sobre la desaparición de su hermano. 

“Para mí, para mi mama, para mi abuela, para mi tía, para todo el grupo de familiares y amigos esto fue un hito en nuestra historia. Es imposible que si me quedo cinco minutos a ver partes de esta película no se me vengan recuerdos a la mente, no se me ponga la garganta con esa papa emotiva que aparece cuando uno empieza a quebrarse emocionalmente”.

Este film fue co-dirigido por Lucas Savino y Ana Fraile y cuenta la historia de Luciano Arruga, un joven de 16 años desaparecido en La Matanza, Provincia de Buenos Aires el 31 de enero de 2009, por la policía bonaerense quien no llega a la casa de su hermana Vanesa Orieta. Justamente es ella la que lleva adelante la lucha y el reclamo por la aparición con vida de su hermano. Que a lo largo de la película se ve reflejado en diferentes marchas que se llevan a cabo por las calles de Buenos Aires, la implementación de una radio abierta (Zona Libre FM) en el destacamento en el que Luciano fue torturado y asesinado, el viaje a Ginebra, Suiza a la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para seguir reclamando por los derechos humanos y sobre todo, por los derechos de Luciano que fueron vulnerados, los diferentes juicios que se llevaron a cabo durante 10 años desde el 2009 a la fecha y con la participación de personas que conocieron a Luciano dando su testimonio acerca de él y de todo lo sucedido el día de la desaparición.

“Es una historia de más de diez años de parte nuestra, cinco años y ocho meses de búsqueda incesante por la aparición de Luciano. Después de la aparición de los restos del cuerpo de Luciano comienza una lucha por la verdad y la justicia que siempre estuvo presente pero ya enfocada a esto, a descubrir y condenar a los culpables de la desaparición de Luciano”.

Este largometraje tiene un sentido de pertenencia y es el de vencer las barreras burocráticas que impone el Estado en este tipo de casos, y esto se muestra en las distintas convocatorias donde acude toda la gente del barrio donde vivía Luciano (Lomas del Mirador) y aún vive parte de su familia. Pero también, se da a conocer las distintas trabas que le imponían a la familia de Luciano Arruga, desde quemar el auto de su hermana, pasando por 

una pedrada a la casa donde viven su hermana y su madre hasta el secuestro de dos testigos claves en la búsqueda de Luciano. Cuenta con la aparición, en varias escenas, de Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz en 1980) junto a la familia Arruga en varias marchas y juicios a los responsables de la desaparición de Luciano. 

“Me parece qué en la película queda claro parte de lo qué hemos dejado de nuestra vida por esta lucha, era luchar cada segundo, cada minuto, cada hora, cada dia, cada mes, cada año, durante por lo menos cinco años y ocho meses hasta encontrar los restos de Luciano”.

Se mezclan la dureza, la sensibilidad y el dolor a medida que el espectador va conociendo la historia en profundidad y descubriendo las características de cada personaje. No se alude a golpes bajos, sino que se intenta reflejar la dignidad de las personas y el rol de la mujer.

Finalmente, el 17 de octubre de 2014 encuentran los restos enterrados sin identificación de Luciano en el cementerio municipal de Lomas del Mirador y debido a una autopsia que se le realiza al cuerpo de Arruga, en el informe final se llega a la conclusión de que su muerte fue por un accidente vial la misma noche de su desaparición y que al momento del hallazgo, Luciano se encontraba vestido de mujer, con calzas y una peluca puesta para no ser identificado y con una documentación falsa, tratándose de un crimen de lesa humanidad.    

“Para nosotros esto tiene qué ver con una problemática qué atraviesa la vida de muchos jóvenes de barrios humildes, esta problemática se llama represión estatal para nosotras  a pesar de qué van a escuchar qué yo algunas veces mencionó violencia institucional como una forma qué tiene esta problemática”.

TxT: Gonzalo Dardati y Julián Zapata

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.