Lisandro Martínez: «Siempre seguí intentando ser astronauta»

0

Una vez más TEDx Rosario tuvo una concurrencia masiva y fue un éxito. Casi 8.000 personas presenciaron los distintos bloques dentro del anfiteatro, y otras 3000 en la zona de foodtrucks y LABs, que, a pesar del calor, mantuvieron la atención y se mostraron con mucho entusiasmo en relación a cada orador/a. La infraestructura estuvo acorde a las circunstancias del evento, con tecnología de punta y una gran presentación a cargo de un elenco de animación y una banda de música tropical.  

Lisandro Martínez comenzó su exposición de una manera agradable donde relató su historia, su experiencia laboral -tanto en la NASA como en la Agencia Espacial Europea– y disertó sobre los avances tecnológicos y científicos que ocurrirán en el futuro. A su vez, acompañó su presentación con proyecciones en las pantallas. 

Por un lado, mencionó la relación hombre-máquina, que en principio no es preocupante ante las inquietudes de si las mismas reemplazarán en un futuro a las personas en sus trabajos, algo que ya está ocurriendo en algunos países desarrollados del primer mundo. Por el contrario, celebró dicha evolución tecnológica y cree correcto que los robots tengan más influencia en nuestras vidas, para solucionar problemas que no se han resuelto aún.

Por el otro, declaró que: «El conocimiento se está transformando en una variable atemporal, ya que cuando las máquinas aprenden a realizar una tarea o simplemente guardan información, no la olvidan nunca más y, esto nos permite construir modelos de conocimientos ilimitados».

Su exposición finalizó con un mensaje breve y conciso: «Todos estamos involucrados, de diferentes maneras, con el mundo que nos rodea y, somos responsables de cambiarlo para un mayor bienestar y para lograr un gran desarrollo tecnológico, científico, económico y social».

Luego de su charla, Lisandro manifestó a este medio cómo surgió su amor por el espacio exterior, y nos dejó una divertida anécdota de su infancia: “Cuando era chico le escribía mucho al Jet Propulsion Laboratory y le decía qué quería ser astronauta, habré tenido ocho años más o menos, y me mandaron una carta a los seis meses con un montón de imágenes de misiones espaciales de distintos planetas”

Cuando se encontraba estudiando en el Politécnico, comenzó a trabajar en el Laboratorio de Física Espacial, lo que le permitió viajar por todo el mundo. Uno de esos lugares fue el Polo Sur“es lo más parecido a estar en otro planeta, está a 9000 pies de altura, es un lugar extremadamente seco, muy frío». Y recuerda una Navidad de 43 grados Bajo Cero. 

Para terminar, Lisandro confesó quienes lo inspiraron y quienes lo siguen inspirando hoy en día. “En la física me gusta Maxwell, Tesla, Edison, me parecen extraordinarios. Hay personas que me han servido bastante y he leído libros que me ayudaron a comprender diferentes áreas qué estoy enfrentando”

Por: Gonzalo Dardati y Julian Zapata

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.