Gustavo Mondino: “Cada obra es un mundo”

0

Él no transita su vida como cualquier otro, lo hace teatralmente, atento y receptivo a las situaciones que ocurren en su día a día puesto que todo puede ser llevado a escena. Sus ideas son un motor que aparecen por determinado tema del cual quiere hablar, de algo que vió y lo inspiró, o de alguna conversación que escuchó. Él es Gustavo Mondino, un rafaelino que no le teme a soñar porque “en algún momento puede suceder”.

Su pasión y vocación por el teatro surge desde muy pequeño, precisamente desde sus ocho años cuando comenzó a tomar clases de teatro con Marta Bustamante en el Liceo Municipal “Miguel Flores”,  hasta los 13. A los 15 llegó al taller de teatro “La Máscara” gracias a la recomendación de una amiga, donde conoció a su nuevo profesor: Marcelo Allasino. “Me fascinó cómo Marcelo daba las clases”, manifiesta Gustavo. Según él, hay que formarse y entrenar permanentemente, ya que se trabaja con el cuerpo, la cabeza, las emociones.

El centro cultural “La Máscara” nació en 1991 gracias al deseo de un grupo de actores de tener su espacio propio. En un principio, se instalaron en la planta alta de una imprenta ubicada en calle Leandro N. Alem y Lavalle. Allí realizaron distintas muestras, obras de teatro, pequeños café concert, ciclo de charlas, entre otros. Luego, durante varios años cambiaron de locación, hasta que finalmente en el año 2007 se asentaron donde se encuentran actualmente: en Constitución 250. Es posible encontrar información sobre los distintos eventos que realizan tanto en su página web, como en su perfil de Facebook e Instagram.

Gusti, como lo llaman sus conocidos, forma parte de la organización del Festival de Teatro de la ciudad de Rafaela, el cual realizó en julio de este año su quinceava edición. El mismo, está conformado por aproximadamente 35 espectáculos que contemplan diferentes géneros, y que no sólo están pensados para espacios teatrales sino también para realizarse en la calle, vecinales o lugares especiales que pueden requerir algunas obras. “Es una organización intensa porque el Festival es grande y moviliza a muchas personas”, declara Gustavo. 

A su vez, el evento invita de manera directa, es decir que “puedo ver cualquier obra que me guste y que quiero traer al festival y la convoco”. Debido a que ganó mucho prestigio, poseen una casilla de email para que quien quiera enviar su obra pueda hacerlo. En los últimos años, reciben entre 300 y 400 correos, no solo de Argentina sino también de otras partes del mundo. Toda la información del festival se encuentra disponible en Instagram, Facebook y en la página de la Municipalidad de Rafaela.

En relación al público, Gustavo alega que ver la sala llena es una alegría enorme, ya que uno ensaya y trabaja mucho tiempo para las obras. No obstante, para él lo más lindo es poder hacer muchas funciones. “Nosotros queremos sacarle mucho jugo a las obras”, dice Gusti en referencia a él y su grupo de actuación conocido como Punto T. De la misma manera, en relación con las críticas que recibe, expresa que “uno siempre quiere que sean buenas pero hay que aprender también a leer y a escuchar porque son opiniones de personas especializadas en el tema”. Conviene subrayar, que en este momento en Rafaela no hay nadie que haga crítica teatral ni medios que escriban sobre espectáculos, lo que  él describe como una verdadera vergüenza. 

Actualmente, se encuentra realizando una obra llamada “Nombrarte Recuerdo”. La misma pertenece al género de autoficción, es decir, que surge de las vivencias personales de los actores y luego, al llevarlas a escena, se cruzan con la ficción, provocando que el límite de qué es verdad y qué es mentira sea confuso para el espectador. El público que presencie la obra se encontrará con siete monólogos de siete actores y actrices diferentes, con una historia que engloba a las otras historias. 

“La gente queda muy conmovida, movilizada y emocionada porque los relatos que se cuentan son todos nuestros, entonces hay algo que provoca este gesto de abrir el corazón y relatar algo tan privado en escena, que el público agradece”, describe Gusti. 

A Gustavo le encanta actuar, es un actor por naturaleza, a quien estar en escena lo hace sentir poderoso. “Cada obra es un mundo, cada una te deja cosas diferentes, y cada una se completa cuando llega la hora de estrenarla y ponerla frente al público”. 

Por: Inés Platini

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.