Una mirada al pasado que mantiene vivo el recuerdo de los que perdimos

0

Los amigos del barrio, o los que estaban en la radio o aparecían en los diarios; los que estaban en el aire o en las calles. Todos ellos podrían desaparecer. Charly Garcia nos dejó en su canción “Los Dinosaurios” plasmados la incertidumbre y el terror de una época que cuesta dejar atrás. Y en la ciudad de Rosario el Museo de la Memoria hace lo propio, para que quienes lo vivieron, y quienes no, puedan acercarse a una oscura época lejana y cercana en el tiempo. 

Creado en 1998 con el objetivo de promover libre acceso al conocimiento acerca de los derechos humanos y de la memoria social y política regional, nacional y latinoamericana, se instaló en su sede actual en diciembre de 2010. En la esquina de calle Córdoba y Moreno el arquitecto rosarino Ermete De Lorenzi construyó en 1928 el inmueble que hoy aloja al Museo de la Memoria y que fue utilizado como Comando del II Cuerpo de Ejército durante la dictadura de 1976. Y no fue una seleccion del edificio al azar por parte de los militares. 

En el medio del centro de la ciudad se cometían crímenes de lesa humanidad y la gente que allí pasaba era ajena a lo que en el interior del Comando ocurría. “En ese momento éramos estudiante y no sabíamos que era un centro de detención. Usaban el edificio porque se encontraba frente al Servicio de Informaciones de la Policía santafesina comenta el doctor Carlos B. Arroyo (59). Cuando los militares llegaron al poder, Carlos terminaba sus estudios secundarios y tránsito su carrera universitaria durante la dictadura militar. Lo que menos imaginaba era que una ciudad tranquila como parecía la nuestra, se reconociera como una ciudad convulsa.

En el Museo ofrecen una colección de muestras permanentes que recoge obras de los artistas locales de la ciudad y que interpelan a la reflexión e interpretación artística y contemporánea de la dictadura cívico-militar. Al preguntarle al periodista Gustavo Ng (57) su opinión de la importancia de espacios dedicados a la memoria consideró “indispensable que exista ese espacio para que tomemos conciencia de nuestra historia y de aquellos factores que han comandado el pasado y ejercen un poder muy grande sobre el presente; factores que confluyen en un autoritarismo violento hasta el sadismo, festejado por gran parte de la población, y que tienen como consecuencia la indignidad de la vida de muchos argentinos.”

Tan solo unos minutos en el Museo bastan para sentirse inmersos en un sinfín de historias. Tranquilidad y acompañamiento sonoro en forma de audiovisuales acompañan la muestra recorrido a recorrido, sala a sala. Un sector dedicado a Malvinas, otro dedicado a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Un sector de lectura y otro para las publicaciones de “justicia” de los diarios de la época. Momentos que marcaron a los argentinos y que hasta el dia de hoy dejan una huella en la historia del país. Pero el impacto generado por la línea de tiempo que acompaña la exposición de pared a pared, y que marca hitos alcanzados por los argentinos, en especial los rosarinos, en la búsqueda de justicia por lo ocurrido en el llamado Proceso de Reorganización Nacional no tiene palabras. 

Cuesta creer que hayan pasado unos 43 años desde aquel golpe de estado, desde el momento que cambió la vida de los argentinos para siempre, pero así fue. Y en el Museo se busca conmemorar a los que ya no están, a los que todavian estan desaparecidos y a los que han sido víctimas de un modo u otro de la dictadura y que todavía luchan por defender sus derechos. ¿Por qué es importante que en una sociedad que ya ha sufrido lo suficiente mantenga vivo el recuerdo? “Porque un pueblo que no tiene memoria es un pueblo que puede incurrir nuevamente en los mismo errores” sostiene el doctor Carlos Arroyo. Y porque como manifiesta en sus palabras el periodista Gustavo Ng los jóvenes deben conocer sobre lo que aconteció para que “vean en esos años una expresión extremadamente oscura de lo que es capaz una sociedad capitalista, estructurada en base a una oligarquía que tiene todos los derechos, incluso derecho sobre los demás, y las grandes masas sometidas, que sólo viven para darle su poder a los poderosos.”    

TxT: Josefina Arroyo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.