“La noción tradicional de educación caducó”

0

Provocador, incisivo, ilusorio o real. Francesc Balagué Puxan es un joven pedagogo que llegará a Rosario para impartir un curso sobre blogs y educación. La escuela del nuevo milenio.

Boliviano de nacimiento, ciudadano español, el doctor en pedagogía por la Universidad de Barcelona de apenas 30 años, Francesc Balagué Puxan llega a la Argentina con una valija repleta de expectativas y virtualidades. El autor del libro ‘Usos educativos de los blogs. Recursos, orientaciones y experiencias para docentes’ planea recorrer el continente y, a su vez, realizará distintos cursos y talleres de capacitación centrándose en las posibilidades pedagógicas de Internet en la escuela y en la universidad. El catalán que ha colaborado en proyectos de investigación en Utah State University, Lancaster University y la Open University of the Netherlands arribará a Rosario a principios de abril.

Mientras las redes sociales se cuelan en los huecos de una sociedad algo más que posmoderna, la escuela y la universidad, tal cual las conocimos, tiemblan. El maestro de educación primaria y psicopedagogo describe el presente español: “En los últimos años ha habido un fuerte auge en el uso de las tecnologías en los entornos educativos, pero se aprecian grandes diferencias entre niveles de educación primaria y secundaria con el nivel superior”. Balagué destaca el trabajo de un grupo minoritario de docentes que experimentaron con blogs, wikis, mapas mentales, marcadores sociales y posteriormente con entornos de metaversos, redes sociales y microblogging. Existe un dato que corrobora esta distancia escuela-universidad. “En marzo de 2009, casi la mitad de las universidades de Cataluña, no ofrecía blogs a su comunidad, mientras que la red de profesorado de primaria ya contaba con más de 14 mil”, ejemplifica.

Más allá del hardware
“En estos momentos, los gobiernos autonómicos y centrales han apostado muy fuerte por la tecnología pero desde un punto de vista del hardware, y de una forma bastante precipitada. Hay un gran número de profesores que no tiene adquirida la cultura digital necesaria para utilizar estas tecnologías con el fin de mejorar el proceso de aprendizaje. Se habla de cuántos ordenadores por alumno pero muy poco de cuántas horas de formación va a tener el profesorado”, agrega en tono de crítica el maestro que ha trabajado como coordinador del IV Congreso de la CiberSociedad durante 2009.

Transgresión vs tradición
El concepto EduPunk, acuñado por Jim Groom toma impulso por estas horas. La revalorización de los saberes de los estudiantes y el jaque a la escuela se potencian con el poder de las redes. Balagué afirma que “es un concepto innovador y transgresor; es una llamada de atención, una forma de expresar que las cosas se pueden hacer de otras maneras”. Por otra parte, agrega: “La noción tradicional de educación ya ha caducado. La educación es mucho más, sale de las cuatro paredes del aula, rompe la barrera temporal. Sucede en cualquier lugar y en cualquier momento, de forma individual o en grupo, mezclada con el deporte, el ocio o el trabajo. Y todos estos entornos y momentos también hay que considerarlos. La vertiente digital permite entender el conocimiento en un contexto totalmente distinto al tradicional: compartir, construir, remezclar, reutilizar”.

¿Cómo seguir? ¿Cómo avanzar?

El joven pedagogo aconseja que “hay que romper con las restricciones de la propia institución, la estructura cuadriculada en horarios, asignaturas y filas; incorporando la flexibilidad y la transversalidad, otros espacios y entornos”. No obstante, existen docentes que desconocen el potencial de las redes aunque el temor parece haber quedado atrás. “Las redes sociales están en todos los medios de comunicación, en el boca a boca de los ciudadanos. Pero lo que no está todavía muy claro para la mayoría es como utilizarlos en un contexto de enseñanza y aprendizaje”, describe Balagué Puxan.

Tres niveles
Hay tres niveles de uso de las tecnologías por parte de los docentes. En primer lugar, conocer y dominar mínimamente las herramientas -ordenadores, pizarras interactivas-, todavía hay una parte del profesorado que tiene dificultades. En segundo lugar, qué hacer con ella en un entorno educativo. Un ordenador con proyector puede servir para pasar diapositivas sin aportar valor en el proceso, sin implicar ninguna mejora. Y en tercer lugar, conocer y transmitir la ‘cultura digital’. Puede ser que algunos alumnos ya dominen las herramientas mucho mejor que el profesorado pero aún así necesitan una orientación en las pautas de comportamiento, en temas de seguridad, privacidad, qué implica compartir información pública. Todo esto se debería transmitir de forma paralela al trabajo con las TICs”, enumera el graduado de la Universidad de Barcelona. Se transforma en una pieza clave la formación docente. Para que un profesor pueda desenvolverse con naturalidad en los tres niveles requiere un entrenamiento que dista con los programas que poseen las carreras de formación docente.

Un viaje como un máster
El catalán está diseñando su propio blog, donde compartirá su experiencia al estilo de un diario de viaje: “Estaré viajando por todo el mundo en un proyecto personal de aprendizaje; me planteo este viaje de un año como si me matriculara a un máster. Las experiencias que voy a vivir a lo largo de un año, en solitario por tantos países, pueden ser muy enriquecedoras para mí”, se ilusiona.

¿Y la escuela dentro de 20 años?
“Con los avances tan rápidos en las tecnologías, no me atrevo a imaginarla más allá de cinco años. Pero si proyecto cómo me gustaría a mí que fuera: por delante de todo pondría los alumnos, sus necesidades y sus intereses; y a partir de aquí organizar todo lo demás. Habría que deconstruir la escuela para crear una nueva fórmula. Un espacio abierto, sin paredes ni ventanas para poder interactuar con lo que sucede alrededor -el propio barrio, pueblo- o el propio mundo a través de Internet -global/local-. Transgeneracional y transversal en todos los ámbitos de conocimiento. Podría estar horas soñando en el modelo que me gustaría pero sobretodo creo que debe ser un proyecto compartido y que todas las personas implicadas crean en él”, sueña despierto mientras finaliza de armar las valijas. Comienzo del viaje.

TXT: Juan Mascardi – @mjuanro

Publicada en Diario Cruz del Sur, Rosario (Santa Fe)

Compartir
Artículo anteriorLa Televisión Digital en el centro de la escena
Artículo siguienteTEDx Rosario 2010
juanmascardi
Lic. en Comunicación Social (UNR 1992-1996) Especialista en Comunicación Digital Interactiva (UNR 2009-10) Director de las Lic. en Periodismo y Lic. en Producción y Realización Audiovisual (UAI-Rosario). He trabajado en Crónica TV, Cablevisión, ON24, Canal 3 TV Litoral, Canal 5 Telefé, Radio Universidad Rosario. Actualmente me desempeño como cronista en Canal 5 Telefé de Rosario y Director y Guionista del ciclo documental Sustancias Elementales que se emitió en Canal Encuentro del Ministerio de Educación de Argentina. Soy docente de las asignaturas Periodismo Televisivo y Periodismo Digital (UAI-Lic. en Periodismo) Cibercultura (UAI- Lic. en Publicidad) Taller de Realización Documental y Publicitario (UAI- Lic. en Realización Audiovisual)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.