Beatriz Busaniche: “Los derechos de los autores en Internet están extremadamente protegidos”

0

El diputado del partido Pro Federico Pinedo presentó un proyecto de ley que pretende regular Internet en Argentina. Para conocer más sobre el mismo Crónica Z entrevistó a Beatriz Busaniche, Licenciada en Comunicación Social de la Universidad Nacional de Rosario.Trabaja para la Fundación Vía Libre y es  docente de la Universidad de Buenos Aires, en la carrera de Ciencias de la Comunicación.

¿Podrías explicar concretamente en qué consiste el proyecto de ley que presentó Federico Pinedo?

En un video en su blog, el diputado del PRO explicó que la intención del proyecto es ofrecer resguardos legales a los proveedores de Internet, de hosting y buscadores frente a los potenciales usos ilegales que se puedan hacer. Es decir, su idea es liberarlos de responsabilidad. Sin embargo, el texto del proyecto no dice lo mismo, sino que les asigna responsabilidad en caso de no dar de baja materiales presuntamente ilegales ante una notificación.  No deja claro en qué consiste la notificación ni resguarda el hecho de que para que algo sea declarado ilegal, debe mediar el debido proceso.

Entonces, el proyecto de Pinedo, muy en la línea de medidas que se están impulsando en la Unión Europea llevará a que muchos proveedores de servicios den de baja contenidos de forma arbitraria para cubrirse la espalda ante la duda, para no quedar como responsables. Es paradógico que Pinedo explica en el video algo que contradice el texto de la ley.

¿Cuáles son los 5 puntos más importantes del proyecto de Ley?

El proyecto tiene una terminología bastante confusa, porque pretende librar a los proveedores de servicios de la responsabilidad, pero en todos los párrafos donde trata el tema dice cosas como que los proveedores de servicios de internet *serán responsables por el almacenamiento automático de contenidos generados por terceros exclusivamente cuando tuvieren conocimiento efectivo”.

Esto significa que ni bien el proveedor de servicios recibe una notificación debe dar de baja los contenidos o será responsable.

La segunda cuestión importante es que dice que se podrá dar de baja contenidos “sin escuchar a la otra parte”.  Esto es inaudito, porque elimina el debido proceso y el derecho a la defensa.  Ni hablar de lo que hace con la presunción de inocencia: ante la duda, se baja el contenido, en lo que constituye una clara acción de censura.

Por otro lado, esta medida que pretende legislar Pinedo ya existe. La justicia ya tiene la potestad de ordenar la baja de un contenido e incluso hay casos donde se ha indemnizado a personas que se sintieron afectadas.  Es decir, el proyecto es redundante. No suma nada a lo ya existente, sino que resta garantías a los ciudadanos.

Otra perla del proyecto es que hace responsables a los que ofrecen links a contenidos que supuestamente violen una ley. Es decir que quien tiene un enlace en su sitio hacia otro sitio, es responsable también. Si esta es la forma de dar garantías a los proveedores de servicios y liberarlos de responsabilidad, me parece que está un poco mal redactada.

El problema es que es evidente que el objetivo no es dar garantías a las empresas solamente, sino dejar sin garantías a los ciudadanos: un ciudadano pierde con este proyecto el debido proceso, la presunción de inocencia, el derecho a defensa y en algunos casos incluso el derecho a la privacidad en comunicaciones.

Cuando lo que aportaría para solucionar problemas no es más ni es mejor que lo que ya tenemos en la justicia. La justicia ya tiene las herramientas para defender a las personas difamadas o para hacer que la ley se cumpla.   Pero la justicia ofrece garantías a los ciudadanos que para ciertos sectores tornan demasiado lento su deseo de controlar la red.

¿Por qué que  se presentan proyectos para regular Internet? ¿Es necesario?

El proyecto es absolutamente innecesario y puede ser muy dañino. Pero es obvio que el Diputado Pinedo está recibiendo propuestas y lobby de algunos sectores afines con las industrias culturales que están presionando mucho para que se aprueben normas de control de la red.  El texto del proyecto es casi una copia fiel de las propuestas que vienen en los Tratados de Libre Comercio, en los apartados de Propiedad Intelectual. Por ejemplo, lo que está proponiendo la Unión Europea. Pinedo traduce esos intereses, no los de la ciudadanía que debería representar en su carácter de legislador nacional.

¿Se debe proteger en Internet los derechos de los usuarios en la red y los de índole patrimonial como los del autor?

Los derechos de los autores están extremadamente protegidos. En Argentina tenemos una de las leyes más duras del mundo en la materia. No hace falta más en ese sentido, todo lo contrario, hace falta limitar los alcances del derecho de autor de forma urgente si queremos mínimamente equilibrarlo con los derechos de la ciudadanía.

Por otro lado, los derechos de los usuarios en la red son los mismos derechos de los ciudadanos en la vida real, son esos derechos los que hay que preservar, incluso cuando se ejercen en un medio digital: libertad de expresión, derecho a la intimidad, derecho a la libre circulación de obras de autor, derecho de acceso a la información y la cultura, derecho al debido proceso y a la legítima defensa. Por supuesto también la presunción de inocencia.

Internet no es otro mundo, internet es un ámbito donde tenemos que defender los mismos derechos ciudadanos que ya tenemos.

¿Este proyecto perjudica la libertad de  navegación y de descarga?

Absolutamente.  Internet va a ser un campo minado donde ante la duda, las empresas se van a cubrir las espaldas y los perjudicados vamos a ser siempre los que tenemos menos recursos, menos abogados, menos capacidad de acción. O sea, los ciudadanos.  Si las empresas están en riesgo de ser culpadas de algún delito, no duden que van a actuar preventivamente, y eso hará que preventivamente bajen cosas aún sin que la justicia se expida con tal de no quedar pegados. Eso va a lograr Pinedo si el proyecto prospera.

¿Existe alguna similitud con la Ley Sinde de España?

Tiene varios paralelos:

El primero y principal es que busca acelerar los tiempos para penalizar supuestas violaciones a la ley. Es decir, pretende acelerar todo dejando de lado el debido proceso, como si internet constituyera otro lugar donde los derechos de la gente se deben conculcar sin más.

El segundo y quizás más velado, es que traducen los intereses de las industrias y las grandes empresas que todavía viven del negocio de la propiedad intelectual.  El proyecto Pinedo no las menciona explícitamente, pero es casi como un elefante en la sala. Nadie duda de donde viene la vocación por controlar internet, viene de los que quieren reprimir la acción de la ciudadanía y el libre intercambio y circulación de información.

¿El proyecto en algún momento se transformará en Ley?

Espero que no. Tiene una sola firma, lo cual lo deja en condiciones de pobreza absoluta. Yo veo más peligro en la potencial firma del TLC con la Unión Europea que tiene cláusulas iguales a las que tiene el Proyecto Pinedo. Me temo que entre por ese lado la propuesta, donde se va a intercambiar en una negociación comercial como algo de menor rango que la posibilidad de bajar aranceles y comerciar bienes con Europa. Esa es mi preocupación. El proyecto Pinedo no va a caminar. Pero el TLC, donde los europeos exigen eso mismo, si tiene más oportunidades.

Vale la pena mencionar que el proyecto fue girado a las comisiones de Comunicaciones e Informática, legislación general y justicia, tal como consta en el sitio de la cámara de diputados

Lo que ocurre es que se disfraza el tema como una cuestión técnica y judicial, y no se habla de lo que realmente es: un tema de libertad de expresión. Si se entendiera así, el proyecto debería necesariamente pasar por la Comisión de Libertad de Expresión y me animo a decir que por la de Derechos Humanos.

Sin embargo, no se está pensando en Internet como un medio de comunicación ni se quieren dar cuenta que cuando ponés las cosas en términos de libertad de expresión, la idea de regular, fijar responsabilidades civiles y penales, actuar sin debido proceso y sin presunción de inocencia deja de ser alto tan bien visto como si lo reducís a un aspecto técnico.

TXT: Ayelén Ferreyra – @ferreyraayelen

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.