Letra Compartida: historia de un proyecto participativo

0

Hace poco más de cuatro años, convencidos de que el periodismo ciudadano existe y merece un lugar específico, un grupo de compañeros empezaba a idear Letra Compartida, un sitio web que pretendía establecer nuevas prácticas en el tratamiento de la información. Finalmente, dos años más tarde, el proyecto se concretó y www.letracompartida.com se convirtió en una realidad. José Peyrelongue, uno de sus creadores, comparte los resultados tras dos años de experiencia en el funcionamiento del sitio (con buenas y no tanto).

Adoptaron un slogan contundente: “Todos hacemos la noticia”. Una frase breve que resume su visión particular respecto al periodismo y al acto de informar. Ellos creen que, efectivamente, el periodismo ciudadano existe y hasta le han dado una definición específica: “Un periodista ciudadano es un ciudadano que, sirviéndose de las nuevas tecnologías de la información, atiende a las preocupaciones propias y de su entorno inmediato, adoptando de manera simultánea el papel de emisor y receptor. Genera y distribuye información promoviendo la aparición de redes sociales o comunidades de conversaciones”.  Consideran, además, que lo único que establece diferencias entre un periodista ciudadano y un periodista profesional es que este último ha adquirido en su formación ciertas técnicas específicas del oficio. Algo que, ciertamente, al periodista ciudadano no debería acomplejarle mucho, pues se puede compensar estableciendo el “filtro” de una redacción experta entre quienes informan y quienes reciben la información, según los autores del blog. Polémicos, pero convencidos.

En nombre del grupo de trabajo, que hoy está compuesto por dos periodistas, un planificador comunicacional y un ingeniero en sistemas, José nos cuenta que el objetivo de Letra Compartida es “poder generar una red de diarios digitales de periodismo ciudadano hiperlocal”. El punto de partida fue la ciudad de La Plata y, desde allí, quieren ir creciendo gradualmente hasta poder abarcar el mayor territorio posible de la provincia de Buenos Aires, para luego poder ingresar en otras provincias. “Sería a través de la creación de diversas réplicas, con una relativa independencia de la “sede central”. Ese es el proyecto. Un tanto utópico pero para nada imposible”, declara Peyrelongue.

Puesto en marcha, Letra Compartida generó buena aceptación y respuesta entre el público platense, aunque no tanta como se esperaba. En paralelo a su lanzamiento, los autores del blog comenzaron a modelar también un plan de negocios que nunca pudieron concretar, pues no encontraron la manera de hacer que el sitio resultara redituable en el corto o mediano plazo.


¿En qué falló el proyecto? ¿Qué faltó? ¿Qué cosas necesitan cambiar?
José lo piensa, y se anima a hacer una autocrítica personal: “Hemos fallado en la práctica, debido a que ha faltado una llegada más real a la gente. Habíamos empezado a realizar contactos con diversas instituciones públicas o centros de sociabilidad, en los cuales obtuvimos una respuesta muy favorable, pero no llegamos a lograr una real participación de esa gente en la creación de las noticias como nos planteamos en nuestro objetivo. Otro factor que nos jugó en contra, es que cada uno de los integrantes del proyecto llevamos actividades paralelas a Letra Compartida que nos insumen mucho tiempo y tal vez no hemos podido enfocarnos full-time como el proyecto lo requiere”, nos cuenta.

Por lo pronto, mientras José continúa sus estudios, evalúa los caminos posibles para sortear estos obstáculos en el crecimiento de Letra Compartida: la baja participación de la audiencia y la falta de financiamiento. Convencido de que son sólo dificultades que de ningún modo representan el fin del proyecto, sigue creyendo en él y en la posibilidad de que un día resulte como imaginaron.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.