Replicante Revista Cultural: apostar al periodismo de contenidos

0

Es, ante todo, generosa. Recibe y publica contenidos interesantes, no sólo autores. A los ignotos también nos tiene en cuenta y cree que podemos escribir cosas dignas de leer (al menos a su criterio). Será porque tiene clara la idea de ser revista cultural.

Fue en un comienzo una revista impresa que alcanzó 21 ediciones en papel, de 2004 a 2009. Luego, se mudó a Internet. Dicen sus responsables que el cambio se debió a las dificultades económicas que atravesaron en 2009. Quizás ese traslado al soporte digital haya sido la famosa “oportunidad de la crisis”, la que, de alguna manera, los obligó a reinventarse. Con el tiempo se convirtieron en una revista multimediática que aprovecha bien los variadísimos recursos que la web ofrece. Ahora, multiplicó aquél primer público mexicano en otros miles de seguidores de diferentes partes del mundo.

Con 30 números digitales de publicación mensual en sus espaladas, Replicante -Revista Cultural-tiene un nuevo desafío de crecimiento y por eso emprendió esta campaña que nos involucra todos los que queremos seguir leyéndola.

Rogelio Villarreal es, entre otras tantas cosas, su Director Editorial y ahora también nuestro entrevistado, porque queremos saber qué busca Replicante y cómo podemos colaborar.

-¿De qué se trata la campaña?

R.V: Es una campaña de recaudación de fondos por medio del sitio idea.me, en el que se apoya a proyectos culturales muy diversos. La condición es que en determinado tiempo uno debe reunir la cantidad que se fijó, por ejemplo, nosotros pedimos 200 mil pesos (mexicanos) en un plazo de 45 días. Si los reunimos el sitio nos los da, si no, todo el dinero se regresa a los donadores.

-¿Cuándo y por qué tomaron la decisión de hacerla? ¿Por qué eligieron esta forma de colaboración?

R.V: Replicante nació en 2004 y desde entonces la directora y socia principal aportaba una cantidad para su sostenimiento. En la etapa impresa conseguimos anuncios, aunque nunca en la cantidad necesaria para vivir de la publicidad exclusivamente. Durante los tres años que tenemos como revista digital hemos conseguido algunos anuncios, pero en este medio la publicidad es mucho más barata y ha sido difícil conseguir ingresos, pues la competencia es feroz, sobre todo para las publicaciones culturales. Por razones personales la directora ya no podrá apoyarnos, y por eso nos vemos en la necesidad de recurrir a los lectores y al público en general.

-Hemos visto en otros casos las dificultades que se plantean en la actualidad para gestionar proyectos periodísticos que apuestan fuerte a un “contenido diferente” y, en gran parte por esa razón, encuentran grandes obstáculos para conseguir financiamiento, ¿pensás que esta forma de “sostener colaborativamente” un proyecto puede ser una nueva tendencia en el periodismo digital?

R.V: Hasta hace poco no sabía de este tipo de financiamiento, una amiga nos lo comentó y nos pareció una buena oportunidad. En general creo que es difícil que una publicación cultural o periodística pueda sostenerse si no cuenta con un área comercial que pueda vender suficientes anuncios o no tiene un grupo de patrocinadores detrás. Con esta situación a la que se enfrenta Replicante hemos pensado que acaso el público sea la mejor manera de financiar este tipo de proyectos periodísticos, más que la donación —necesaria en una primera etapa—, una especie de suscripción permanente que garantice su salida constante. Creemos ahora que una revista puede tener miles de socios.

¿Por qué necesitamos de su apoyo? Replicante fue reconocida por el diario El País como una de las mejores revistas culturales en español. Hemos publicado tres textos que obtuvieron premios nacionales de periodismo. Contamos con un promedio de 200 mil visitantes por mes y miles de seguidores en las redes sociales. No obstante, el mercado de Internet es muy distinto al del papel, los espacios publicitarios no se cotizan con los mismos criterios y a los anunciantes no parecen importarles los contenidos de los medios, sino el número de clics. Así nos es imposible competir con otros sitios que sólo publican notas de futbol, chismes del espectáculo o galerías de mujeres sensuales. Antes la revista tenía un costo, ahora hemos publicado treinta ejemplares gratuitos con un promedio de setenta contenidos muy diversos en cada entrega. Esto, sumado a la imposibilidad de seguir haciéndolo de una muy generosa persona que nos apoyó desde el primer día, ponen en riesgo la supervivencia de nuestro proyecto editorial. Por esta razón nos acercamos a ustedes. Apoyarnos es darle salida al trabajo de cientos de personas pensantes en México, Latinoamérica y el mundo de habla castellana. Y, sobre todo, es resistir a la inercia de Internet, darle aliento y enlace a artistas, escritores y periodistas con visiones a veces muy distintas entre sí, pero siempre críticas y libres. Queremos seguir haciendo una revista que rete al lector y lo conciba como un interlocutor inteligente. Queremos apostar por la información y la reflexión libre en un país y un mundo que busca mejores formas de convivencia”: así manifiesta Replicante las razones por las cuales hoy apela a la colaboración mediante este sistema.

Probablemente, para los que alguna vez participamos y siempre leemos la revista la respuesta podría mucho más breve: no queremos privarnos del placer de tenerla.

  • Por cada donación que hagan, Replicante ofrece recompensas muy atractivas. Las diferentes formas de donar están claramente explicadas en el sitio IDEAME. ¡Todavía hay tiempo de ayudar!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.