Nuevas proyecciones para “Buscando al huemul”, una película que indaga en los orígenes y la identidad

1

Un hombre que va en busca de su identidad. Un animal autóctono cuyo único destino es la extinción. La magia de un viaje por la montaña. Buscando al Huemul es una película sobre la vida de Ladislao Orozco, un hombre de la Patagonia que se resiste a desaparecer”.

Buscando al huemul es una película documental realizada por un equipo de rosarinos y filmada en la Patagonia. El film que viene de participar en el 27º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, se estrenó en Rosario este viernes 30 a las 20, en El Cairo Cine Público (Santa Fe 1120).

Debido al éxito de la proyección se programaron nuevas fechas. Será proyectada el viernes 7 de diciembre a las 23, el sábado 8 a las 22 y el domingo 9 a las 20 hs en la sala ubicada en Santa Fe 1120 (Rosario). Vale destacar que “Buscando al Huemul” se estrenará también en Santa Fe, en el cine América, el jueves 6 de diciembre.

El film fue dirigido por Juan Diego Kantor. Ricardo Robins se desempeñó como guionista y asistente de dirección, Lorena Di Natale en la producción, Lucas Pérez en la dirección de fotografía, y Agustín Pagliuca y Alexis Kanter en sonido.

Para conocer el detrás de escena de la película dialogamos con Ricardo Robins, guionista y asistente de dirección de Buscando al huemul

¿Cómo fue el proceso de escritura del guión?

La idea surgió de un encuentro entre Ladislao Orosco (el protagonista) y el director Juan Diego Kantor. Ellos se conocieron en Bariloche, donde nació y vive Ladislao, cuando Juan Diego hacía un trabajo como camarógrafo para una empresa de turismo de egresados y Ladislao manejaba una cuatro por cuatro. Empezaron a hablar y Ladislao le contó de la otra cara de Bariloche, de los sectores marginales, de las dificultaes para acceder a la tierra, de la luchas de las comunidades de puelos originarios y también le confió que su sueño era conocer un huemul. Juan Diego no sabía qué era eso y Ladislao le explicó que se trata de un ciervo nativo de la Patagonia (argentino-chilena) que está en proceso de extinción. Le dijo que él tenía pensado internarse en las montañas al sur de Bariloche para ver si todavía quedan ahí, buscarlos en esa zona, que es la suya, donde vivió toda su vida y dónde escuchó historias de su padre y sus ancestros (tiene abuelos mapuches) .

Juan Diego quedó atrapado por la historia, volvió a Rosario y me la contó a mí, que me sumé enseguida a lo que en ese momento era una locura, una aventura. Fui a Bariloche, lo busqué a Ladislao -que en ese momento vivía en una carpa al lado del lago Moreno, y siempre fue un poco nómade- y cuando le encontré le hice una primera entrevista que sirvió para hacer la primera carpeta de lo que después fue un proyecto de seis años de mucho trabajo.

Al poco tiempo se sumó Lorena Di Natale, la productora, que le dio un empujón muy grande a la película. Crecimos, conseguimos apoyo y financiamiento del Incaa y de Cultura de la provincia de Santa Fe. Con esos recursos y después de varios viajes pudimos ir a grabar con todo el equipo -además nosotros tres, Lucas Pérez en cámara y Agustín Pagliauca en sonido- durante nueve días a las montañas del Cordón del Ñirihuau (a unos 30 kilómetros al sur de Bariloche).

Antes de eso, hicimos otro viaje con Diego Fidalgo cuyo registro no está en la película final pero que fue fundamental para el resultado y el aprendizaje del grupo, de cómo filmar en la montaña, que no es nada sencillo. Es un rodaje y acampe a la vez. El trabajo es doble y el cansancio se siente, pero la felicidad y la gratificación de poder hacer la película también.

De todo eso, de los múltiples encuentros con Ladislao, de estar con él y su familia -su mujer Gigi y sus hijos Agustín y Ailén-, de los viajes previos, de las clínicas de realización, se nutre el guión, que siempre fue flexible pero que plantea objetivos, cosas a buscar en la montaña para poder transmitir el mensaje que queríamos. Por ejemplo, que lo importante es buscar, en este caso un animal que representa indagar en los orígenes, en la identidad; que como dijo Birri la utopía está en el horizonte y sirve para caminar. Más allá del huemul en sí, que quedan apenas unos 2000 en toda la Patagonia, la película habla de eso.

¿Qué es lo más atractivo que tiene la película? ¿El resultado final fue lo esperado?

Esa dificultad de filmar en la montaña tiene como contracara un resultado que es hermoso y también crudo. Eso se refleja en los paisajes y sobre todo los tiempos de la naturaleza y de los protagonistas de la búsqueda. Algo que sólo se puede lograr con mucho tiempo en la montaña. Ladislao está acompañado de su amigo Nazareno en la expedición y la estética respeta sus tiempos. Sus charlas mínimas, un despertar, hacer un fuego…

Lo atractivo está en esas cosas pequeñas, sencillas. Eso fue lo que buscamos, y no es casual la palabra, en la montaña todos buscábamos, al huemul y también a la película.

¿Por qué creés que la película obtuvo tan buenas críticas en el Festival de Mar del Plata?

Participar del Festival de Cine de Mar del Plata fue una gran alegría en muchos sentidos. Fue el estreno nacional después de tantos años de laburo y a la vez fue un premio muy importante haber sido seleccionados para la Competencia Argentina. Pero más allá de eso fue el primer encuentro con el público cara a cara. Y después de las proyecciones, ver y escuchar a una persona que te dice que se emocionó con la película. Que le llegó por algún motivo. Es una sensación muy intensa y plena. Las críticas son bienvenidas pero para el grupo, con Juan Diego a la cabeza, lo más importante es esa respuesta del público que emociona y por eso estamos con la ansiedad y la expectativa de ver qué ocurre en Rosario.

1 COMENTARIO

  1. Vi la película! También me emocionó, la actitud de Ladislao, su serenidad, su mirada acostumbrada a grandes espacios, su búsqueda del huemul, que es a su vez, la búsqueda que ese mapuche, que sobrevive en él, no sea extinguido, por la cómoda cultura donde todo debe ser divertido. Sus hijos, que poco pisan su tierra, y que no siempre están dispuestos a conocer una cultura que se extingue.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.