Fakes, la dinastía tuitera argentina

2

El diario virtual The Huffington Post realizó un relevamiento de los seguidores de las diez cuentas con más “followers” de Twitter y encontró que el usuario @justinbieber, perteneciente al cantante canadiense y líder del ranking, tiene un 45 % de seguidores considerados “fakes”. El fenómeno de las cuentas falsas en esta red social no es nuevo y representa uno de los puntos más interesantes de la misma.

Según la empresa SocialBakers, que aporta estadísticas de las plataformas Twitter, Facebook y Linkedin, se puede hablar de “fake” cuando presentan características muy particulares. Entre ellas se pueden encontrar a las que siguen a menos de cincuenta personas y tienen menos de un seguidor; repiten consignas como “dieta”, “gana dinero” o “trabaja desde casa”; reiteran más de tres veces un tuit; más del 90% de sus publicaciones son retuits o presentan links o aquellas que no tuitearon jamás. En un sentido más amplio también pueden incluirse usuarios que dicen pertenecer a determinadas personas u organizaciones y en realidad no lo son o construcciones creadas en torno a estereotipos.

En estos últimos ejemplos las creaciones suelen ser muy cuidadas y reflejan las características que se aseguran poseer. Dos puntos clave donde se puede vislumbrar ésto son en la narrativa y en el discurso mantenido a lo largo de los tuits. De esta forma se establecen perfiles que hacen prever qué opinarán sobre determinado tema. Las derivaciones son de las más variadas: desde el humor hasta la bronca, pasando en muchos casos por imitaciones de personajes conocidos y generándoles más de un problema, desinformación por la falsificación del usuario de un medio de comunicación o incluso, análisis políticos.

En el catálogo de “fakes” argentinos hay varias estrellas del rubro que iluminan Twitter cada día. En la votación virtual que el periodista Diego Rojas (@zonarojas) encabezó, el primer puesto se lo llevó la ya célebre Dra. Alcira Pignata (@drapignata). De ideología de ultraderecha, la abogada se define como “parte de una minoría blanca y cristiana en un país de negros peronistas”. Sus más de 33.100 tuits no tienen filtro: no se privó de pedir por golpes de estado; requerir la implantación de gobiernos militares; solicitar “mano dura” a agentes policiales; discriminar por origen, enfermedades o ideologías y, su principal tarea, criticar fervientemente a los dirigentes y militantes peronistas. La abogada ya superó los 110 mil seguidores, quienes, diariamente ratifican las posturas radicales esta defensora de la “bala fácil”. Sus comentarios se pueden encuadrar dentro del “humor negro”, color al que paradójicamente tanto odia.

La versión masculina de la “honorable” doctora es el Coronel Gonorrea (@CoronelGonorrea). En este caso, el presunto militar retirado se opone a casi todo y habitualmente se lo nota irritado. En su información de perfil revela problemas a la hora de emprender relaciones sexuales, tal vez de ahí provenga su carácter irascible. Cosechó hasta ahora más de 40 mil seguidores desde su creación y lleva 39.500 tuits.

En las antípodas del pensamiento de estos dos personajes se encuentra el Pibe Trosko (@pibetrosko). Este supuesto integrante de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) no logra ubicarse dentro de una rama del comunismo. Él mismo reconoce no saber si es “marxista leninista, revolucionario guevarista o leninista guevarista vanguardista marxista”. Si hay algo que sí tiene claro es que es el líder indiscutido de la Revolución Intergaláctica que emprenderá desde Facebook y Twitter, junto a su escéptica madre. Pero tendrá que madrugar y soltar la PlayStation, y eso ya le será difícil. No hay tema de la realidad argentina que él no toque; ya ha hablado del Gobierno, la oposición, el fútbol, el sindicalismo, los medios de comunicación, periodistas, etc. En la filosofía de Internet, Pibe Trosko sería un Platón del Siglo XXI. Sus principales publicaciones son los diálogos que efectúa con su madre, en los que lleva adelante un análisis de la realidad política. Pero no hay que sorprenderse tampoco de la composición de arengas y odas. Es muy claro que detrás hay una mente maestra que analiza hasta el último detalle antes de pulsar “enviar” y es esa insistencia la que lo transformó en un fenómeno de la web, con más de 68 mil seguidores. Su nombre atravesó Internet y llegó a publicar artículos en Revista Noticias y ser tuitero invitado en el programa de TV Bajada de Línea.

Otro personaje muy interesante es Sabrina Subenires de Troncoso (@lachicasabrina). La mujer más “cholula” del mundo Twitter tiene más de 155 mil seguidores y se define como la esposa de Fabián, fanática de la mermelada de damasco y el matambre y asegura tener un aspecto de “ama de casa”. Cuando en uno de los párrafos precedentes afirmaba que los fakes presentan una narrativa muy cuidada, éste es uno de los casos testigos más distinguibles. La constancia en una práctica hace a un perfil y Sabrina Subenires es el terror de los docentes y diccionarios por sus innumerables horrores de ortografía. No hay mensaje que no los contenga y su estilo de escritura es siempre similar: alterna mayúsculas y minúsculas en toda la oración y no respeta normas sintácticas, semánticas o morfológicas. Su fama la llevó a ser uno de los personajes del año 2012 de Revista Gente.

También está el personaje más odiado por los famosos. Su visión ácida de la farándula local acumula víctimas y nadie es inmune. Si bien comenzó en un blog, su popularidad explotó en Twitter y permitió que esté entre los personajes del año de Revista Gente de 2011. Viviana Sarnosa (@vivianasarnosa) es el nombre en cuestión. Apenas algunos datos se conocen de ella; se sabe solamente que es una mujer soltera, que no tiene hijos y jamás reveló su edad. Es evidente que está inspirado en Viviana Canosa y su perfil ya fue bloqueado por algunos famosos, como la conductora Florencia de la V y el mediático Ricardo Fort. Sus más de 285 mil seguidores agradecen con risas cada una de sus apreciaciones por un solo motivo: no son famosos.

Otro ejemplo notorio de las variantes narrativas tuiteras la ofrece “NFL para todos” (@nflparatodos). Como su nombre ya lo indica, el perfil es una mixtura entre el fútbol americano y el fútbol argentino. Dicho de otra forma, se analiza el fútbol local desde la óptica de un estadounidense. Sus tuits alternan el castellano y el inglés y el reglamento varía entre ambos deportes. La nomenclatura de los equipos fue cambiada al formato norteamericano con el nombre de la ciudad y el apodo; es por ésto que, por ejemplo, Newell’s Old Boys es Rosario Lepers y Rosario Central, los Rosario Canalliers. Los jugadores y técnicos son llamados a través de los nicknames creados por el “Nickname Lab of @nflparatodos” y las coberturas de los partidos se realizan desde el zeppelín de Eddyzep, un excombatiente de la guerra de Vietnam. Fue bloqueado y luego desbloqueado por @claroargentina a causa de los sucesivos reclamos por problemas en la señal del Uruberry (nickname del futbolista uruguayo Rodrigo Mora) y del iTurbe (nickname del futbolista Juan Iturbe). Este híbrido contó con un espacio en el programa humorístico La Red TV Sin Codificar.

Pero atención: no todas son risas en el mundo de los fakes. Algunos medios padecen algunas cuentas que, en diseño y nombre, pueden llegar a confundir. Para citar dos casos aparecen “Diario Darín” (@cIarincom), el falso “Diario La Nación” (@Ianacioncom), o los no menos fakes “Infobae” (@lnfobae)“Diario La Capital” (@Iacapital). El truco de estos usuarios es reemplazar las “l” minúsculas por “I” mayúsculas o viceversa. Las noticias que estos medios imaginarios publican son inventos sensacionalistas que generan impacto en el lector y llevan al retuiteo. Este accionar transforma una mentira en viral y provoca gran desconcierto en el ecosistema tuitero.

 

Los que también sufren los fakes son algunos periodistas, tal como ocurre con Víctor Hugo Morales y Sebastián Vignolo. En el primero de ellos el conflicto se extiende desde 2010. La cuenta original es @vh590 y la falsa, @victorhugo590. El usuario apócrifo supo replicar la fastuosa utilización del lenguaje de Morales y permitió que, durante un largo período, el apócrifo haya tenido más seguidores que el oficial e incluso aparezca primero en los resultados de Google. El último caso resonante aconteció tras la asunción del papa Francisco, el “fake” publicó una frase muy polémica que se hizo viral en distintas redes sociales y generó el enojo de los fieles: “Si hay un Dios es injusto: se lleva al Comandante y pone a un genocida al frente de la Iglesia. Debiera haber sido al revés. Mi repudio”. Es cierto que el locutor denuncia desde el momento de la creación al fake pero los medios suelen levantar los mensajes como si fueran escritos por el propio uruguayo. En estos momentos @victorhugo590 se encuentra suspendida. Por otra parte, en el caso de Sebastián Vignolo, la cuenta oficial es @pollovignolo y la falsa es @sebasvignolo. El usuario “trucho” envió una gran cantidad de mensajes que incomodaron al periodista. Los destinatarios fueron varios: colegas, el senador Aníbal Fernández, el Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri o hinchas del club All Boys. Para solucionar el conflicto, Vignolo utilizó sus programas de televisión y radio para desligarse de los problemas ocasionados y confirmar, una vez más, cuál es su verdadera cuenta.

Para finalizar, es interesante mencionar un caso particular donde el fake fue funcional a la publicidad de un programa de televisión. El ciclo opositor “Periodismo Para Todos”, conducido por Jorge Lanata, no disponía de una cuenta oficial en Twitter hasta marzo de 2013 (@PPT_oficial), pero una cuenta apócrifa, @Lanataenel13, sirvió para aglutinar a los televidentes. A pesar de no ser oficial, permitió dar una continuidad mientras no estuvo al aire. Los productores y el conductor, contentos.

Los fakes se fabrican en cantidades industriales diariamente, para alegría y bronca de otros tuiteros. Estas cuentas que inundan Twitter son muchas veces más interesantes y atractivas que las cuentas oficiales de algunos políticos, deportistas, periodistas o artistas. Salvo para los fanáticos de Justin Bieber, claro está.

 

TOP FIVE DE FAKES

2 COMENTARIOS

  1. […] Fakes, la dinastía tuitera argentina – El diario virtual The Huffington Post realizó un relevamiento de los seguidores de las diez cuentas con más “followers” de Twitter y encontró que el usuario @justinbieber, perteneciente al cantante canadiense y líder del ranking, tiene un 45 % de seguidores considerados “fakes”. El fenómeno de las cuentas falsas en esta red social no es nuevo y representa uno de los puntos más interesantes de la misma. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.