Kasia Urbaniak: una feminista forjada en contradicciones

0

Qigong es una técnica medicinal milenaria perteneciente a la tradición china del taoísmo. En él se busca mejorar la energía vital del cuerpo a través del tiempo mediante prácticas. Por otro lado, existen las Doncellas de Jade o para el sistema católico, monjas. Estas se encargan de cultivar la energía vital, la sexual. La idea es permanecer jóvenes y saludables a través de una técnica que también refiere a milenios atrás. La misma es la alquimia taoísta, la cual se centra en estar saludable haciendo foco en la purificación de la mente, centrándose en la longevidad física y vital y la inmortalidad metafísica. Las Doncellas de Jade mantenían plena dicha salud a lo largo de su vida para llegar a la trascendencia.

En el mundo de las Dominatrices pasa algo similar. Se le da entidad a la vitalidad y a la plenitud pero desde otra mirada. Esa visión proviene directamente de la sexual y no de una energía. Pasa de lo espiritual a lo carnal. Existen disciplinas también milenarias pero aquí no hay monjas, sino dominadoras sexuales. Éstas dirigen a los “sumisos” y trabajan en los “calabozos”, donde también hay una alquimia que se centra en lo físico y vital pero no en la longevidad sino, en la actualidad. Haciendo que mediante la dominación de una y métodos sadomasoquistas se pueda llegar a esa especie de plenitud momentánea.

En estas contradicciones se forjó una de las líderes mundiales de los derechos de la mujer. Se formó entre dos posturas totalmente distintas que sólo podían llegar a armar la feminista perfecta. Una mujer que lo vio todo desde dos mundos distintos: Kasia Urbaniak. Fundadora de The Academy en 2013 junto a Ruben Flores con el objetivo de romper el yugo del condicionamiento de las “buenas chicas”. A su vez, generar la autodefensa verbal y herramientas para mujeres con el fin de ejercer posiciones de liderazgos en las distintas disciplinas de la vida. Anterior a eso, Kasia fue estudiante durante 17 años para ser monja taoísta, sin embargo, para poder financiar esa carrera fue Dominatrix en uno de los “calabozos” -lugar de trabajo- más famosos y caros de Nueva York. Hoy es una de las mujeres más influyentes en la defensa de sus derechos y tiene como misión volver a definir a la “buena chica”.

Por: Francisco Quatrin

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.