León Ferrari y el don de sacar la provocación de su jaula

0

“El arte no será ni la belleza ni la novedad, el arte será la eficacia y la perturbación” 

 El arte de los significados, 1968

Un largo pasillo repleto de pinturas solemnes se abre dando paso a un cuarto blanco. En el medio, irrumpe el ambiente una estructura negra que cuelga del techo emanando colores, olores y sonidos. Hace falta agudizar los sentidos y apaciguar los prejuicios para entender qué está tomando lugar en el segundo piso del Museo Municipal de Bellas Artes “Juan B. Castagnino”. Es que, León Ferrari, no dudó en jugar con los límites de la provocación y la rebeldía para crear y pensar semejante instalación. “Una jaula con aves” es, con toda seguridad, una reivindicación política a través del arte. Sólo hay que saber jugar con lo expuesto. 

León Ferrari, artista plástico oriundo de Buenos Aires, vivió en carne propia el arte por 92 años. Fue considerado uno de los mayores referentes del escenario artístico latinoamericano y sus más de 10 mil obras están repartidas por todo el mundo. Sin dudas, su trabajo presenta una marca característica, ya que tenía una particularidad inherente a su ser: cuestionar todo. Hecho que se ve reflejado en la múltiples facetas que toman sus creaciones. Las mismas recorren el camino de la incitación y hasta de la falta de ética. 

La obra del aclamado artista llegó al museo de nuestra ciudad con un repertorío de collages, dibujos, esculturas y videos con el objetivo de cuestionar el poder, la religión y defender los derechos humanos. “Una jaula con aves”, donación de el mismo, refuerza significativamente los conceptos que lo representan como creador. Las expresiones son siempre las mismas, quien recorre el museo y se encuentra con una jaula que contiene flores y pájaros que desechan su materia orgánica en un cuadro situado justo abajo, no sale de su asombro y curiosidad. Estos pájaros están haciendo, con sus excrementos, un collage sobre el Juicio Final”, es la explicación del autor que acompaña la instalación. A esa altura, las dudas son muchas, pero principalmente una: ¿es ético tener pájaros encerrados en un museo? Sin embargo, los protocolos que se exhiben al público aseguran que los pájaros deben ser domésticos, nacidos y criados en cautiverio. Además, cuentan con un veterinario propio que los controla. Ferrari logra penetrar la mente del público, abriéndoles un abanico de pensamientos y controversias que se llevarán hasta su casa, reivindicando diversas cuestiones de índole social y política.

Con el pasar de los años, el Museo Castagnino+Macro reunió el repertorio más grande de obras de León Ferrari que existen en las instituciones que conforman el país. Datan de un periodo de 1976 hasta 2009 y se enmarcan en el programa de incorporaciones de obras contemporáneas de creadores argentinos. Las principales etapas de producción de Ferrari se pueden recorrer de martes a domingo en el horario 11 a 19 h. La entrada es gratuita. 

Angeles Fonti

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.